Compartir
Publicidad
Publicidad

Aquatraining, a tope en verano

Aquatraining, a tope en verano
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La semana pasada os conté que estaba en la clase de baile de Charleston y machacábamos los muslos y el trasero. Pues bien, además de seguir bailando, paso más tiempo en el gimnasio con otra actividad, esta vez acuática: el aquatraining.

Y estoy machacada. Sí, y mucho. Tres días a la semana en la piscina, y entre saltos, juegos, el rulo, las carreras… me duele todo el cuerpo. Me encantan las actividades acuáticas, mucho más que las máquinas de los gimnasios. La resistencia del cuerpo es menor y el trabajo mayor, por no hablar de lo bien que se está a remojo en verano…

Pues eso. Jamás pensé que una hora de aquatraining doliera tanto… Primero, carreritas en el agua, saltos con los pies juntos, rodillas arriba, talones al trasero, y todo ello con brazos a la vez, que si como si fueras de espalda, que si croll, que si uno antes y otro después. Cansa, y mucho.

Pero lo divertido es que con juguetes casi infantiles te puedes machacar de lo lindo. El rulo famoso que está tanto en piscinas como en playas. Pues bien, bajo las rodillas, es perfecto para los abdominales. Estirando y encogiendo las piernas, sin que se vaya, te machaca.

Como todo en el agua si no te quieres hundir, tienes que hacer fuerza con las piernas, con el abdomen, con los brazos… vamos, que el cuerpo está a tope durante una hora.

Otro de los ejercicios es ponerte el rulo entre las piernas, sentarte y hacer como que vas en bicicleta… ahí sí que hay que hacer fuerza. Me sentía como Alberto Contador en una contra-reloj. Los brazos te ayudan a no perder el equilibrio, pero lo que tus piernas trabajan, no tiene desperdicio.

Y siguiendo con el rulo, hoy ha sido protagonista de la jornada. Lo pasas por la espalda, salen entre los brazos, como muy relajado todo, y empiezas con las tijeras de piernas delante, a los lados, vuelta a un lado, otra vez delante…

El tren inferior del cuerpo no ha parado en una hora. Los brazos tampoco. Y los abdominales, ni un segundo sin descanso. No sé vosotras, pero yo mañana vuelvo a mi clase, y eso que es bien tremprano, a las 9.30…

En Arrebatadora | ¡A por los abdominales! (I), (II) y (III)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos