Compartir
Publicidad

¡A por los abdominales! (II)

¡A por los abdominales! (II)
0 Comentarios
Publicidad

Hace unos días comenzamos unos ejercicios enfocados a unos músculos determinados y que a casi todos nos traen de cabeza: los abdominales. Con la base del Pilates, uno de mis grandes descubrimientos de este año, vamos a ir machacándoles todo lo que podamos, pero con cuidado, ¡¡mucho!!, y con una actividad efectiva. Si véis la imagen pensaréis, "yo no llego". Pues se llega, y se mantiene, y se puede modular y podemos controlar cuándo volver a la posición inicial...

Vamos a comenzar con los músculos implicados: abdominales, cuádriceps y psoas-ilíaco.

  • Posición inicial: empezamos sentados, con las piernas estiradas y cruzadas, los brazos estirados a lo largo del cuerpo, y las manos sobrepuestas apoyadas sobre el dorso del pie.

  • Movimiento: lanzamos las piernas hacia atrás, sin tocar el suelo con el dorso de los pies y los brazos en el suelo. Cambiamos el cruce de piernas y volvemos hacia delante parando el movimiento en equilibrio sobre los glúteos con los brazos estirados hacia delante y con las palmas hacia dentro. Mantenemos el equilibrio (en plan cruz en el aire y notando cómo tiran los abdominales), llevamos los brazos detrás del tronco, mientras las manos se sujetan creando un estiramiento de los pectores. Dejamso caer el cuerpo hacia delante llevando los brazos hacia el techo (la cabeza casi roza las rodillas), mantenemos el tronco en flexión, abrimos los brazos y volvemos a la posición inicial.

  • Respiración: inspiramos mientras las piernas se levantan del suelo. Espiramos mientras el peso se carga en la espalda (vértebras dorsales y no cervivales), mientras las piernas cambian el cruce. Inspiramos llegando al punto de equilibrio y en el estiramiento de los pectorales; espiramos de nuevo al llegar a la posición inicial.

  • Observaciones: es aconsejable repetir el ejercicio unas cinco veces. El primer día yo me quedé en tres, pero ahora llego a siete. El ejercicio parece complicado, pero no lo es. Es importante no curvar la espalda para mantener el equilibrio, no cargar el cuello y ser consciente de los músculos que se van moviendo. Ya sabes, como el anuncio, Be muscle, my friend.

Imagen | Getty Images En Vitónica | Abdominales En Arrebatadora | Pilates, ¡A por los abdominales! (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos