Compartir
Publicidad
Publicidad

Mesoterapia facial para revitalizar la piel. Buscando el resplandor del rostro

Mesoterapia facial para revitalizar la piel. Buscando el resplandor del rostro
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al llegar estas fechas siempre me veo algo desmejorada, he perdido hasta la más tenue huella del bronceado del verano y la piel de mi rostro comienza a acusar los estragos del cansancio y las diferencias de temperatura entre el frío de la calle y las altas calefacciones de los interiores. Llegan las fiestas y, como todos los años, siento que debo ponerme a punto para afrontar la actividad social que conllevan.

La mesoterapia facial (comunmente se la conoce como vitaminas inyectables) es una de las soluciones estéticas más demandadas durante esta época porque rehidrata y revitaliza la piel de una manera profunda. Aunque el resultado se puede apreciar de manera casi inmediata, al ser un tratamiento de aplicación transcutánea, conviene planificarlo con al menos diez días de antelación a una salida en la que queramos estar perfectas; por ello en caso de decidiros, este es el mejor momento. Hay una gran variedad de fórmulas que nos ofrecen vitaminas, minerales, aminoácidos o extraordinarios cócteles revitalizantes; pero… ¿realmente funcionan?

El verdadero secreto


Pese a la creencia popular de que son estos componentes los que consiguen el gran resultado, existen expertos que opinan que la mayor efectividad de lo que llamamos vitaminas se debe al ácido hialurónico que contienen en su fórmula y al efecto que provoca “pinchar” la piel; hasta el punto de que a la hora de aplicar mesoterapia, algunos médicos (como el mio) tan solo incluyen en su indicación este ingrediente, puesto que sostienen la no existencia de ningún estudio científico realmente serio que confirme que una combinación de vitaminas inyectada sobre la piel tenga un efecto determinante sobre esta.

Mi dermatólogo considera que el verdadero secreto de la mesoterapia facial es la capacidad de captación de agua que consigue el ácido hialurónico (la atrae y retiene) junto con la estimulación que los pinchazos ejercen sobre la piel. Ambos factores producen un ligero aumento de volumen, muy sutil, que proporciona una textura jugosa y un aspecto sano.

El ácido hialurónico


Es un componente fundamental que se encuentra presente en los tejidos cutáneos y actúa como una esponja molecular que permite capturar hasta mil veces su peso en agua. Aporta a la piel la hidratación que necesita, pero su presencia disminuye con la edad, es entonces cuando la piel se vuelve más frágil, se afina y comienza a fracturarse (pequeñas arrugas y pérdida de textura). Cuando se aplica ácido hialurónico inyectable (presentado en forma de gel o muy fluido) se refuerza y rehidrata la dermis desde su interior.

Debéis distinguir el ácido hialurónico reticulado del no reticulado. En el primero las moléculas están entrelazadas, formando una especie de malla (utilizado para rellenar y moldear los contornos faciales), y por su estructura y alta densidad molecular su permanencia es más duradera. El no reticulado es el más utilizado a la hora de hacer mesoterapia, en él las moléculas están libres y se propagan de manera uniforme en los tejidos cutáneos, se presenta en forma de gel (muy ligero) o acuoso.

Pinchar la piel


¿Sabíais que el hecho de pinchar superficialmente la piel produce una estimulación que favorece su mejora? ¿Cómo? Tras la infiltración intradérmica, el tejido se repara induciendo la producción de colágeno. Se produce una angiogénesis en la cicatrización (formación de vasos sanguíneos a partir de vasos existentes), pero no os asustéis, porque todo esto es a nivel muy superficial, puesto que en este caso se trata de capilares. Podríamos decir que el pequeño trauma que produce la aguja, estimula la producción de colágeno, porque las cicatrices microscópicas hacen que este se genere de nuevo.

mesoterapia facial

La técnica


Se aplica mediante múltiples infiltraciones uniformes y superficiales (técnica de multipuntura), mi dermatólogo lo lleva a cabo mediante microinyecciones (con jeringa), pero cuando el producto es muy fluido se puede hacer mediante una “pistola” destinada a este uso (que acelera el proceso). Las zonas que más se tratan son la periocular y mandibular, pero además del rostro, también se obtienen grandes resultados en cuello, escote y manos.

Yo recurrí a esta técnica hace un año, y pese a no ser el tratamiento más agradable, tampoco es lo que puede parecer al leerlo. La sensación depende del grado de sensibilidad de cada persona, para mi es el equivalente a picotazos (alguno más fuerte, dependiendo de la zona), pero en ningún momento sentí dolor; podría definirlo como una molestia. Los pinchazos son superficiales, debajo de la epidermis, bajo la primera capa de piel, debido a que cuanto más externos son, más duran. Cuando se inyectan a nivel más profundo, el hialurónico no reticulado se pierde en la hipodermis, y por ello, no experimentamos cambio alguno. Existen muchos preparados con lidocaína (un ligero anestésico local) en su fórmula. Cada sesión dura entre 25 y 35 minutos.

Pauta


Aunque desde la primera vez notaréis el resultado, mi dermatólogo recomienda una sesión cada 30 días, durante 3 o 4 meses. Después aconseja sesiones periódicas de mantenimiento, la indicación depende de la piel, según su estado, edad o época del año. Tened en cuenta: se trata de un material reabsorbible que desaparece lentamente con el transcurso del tiempo.

Efectos secundarios: existe la posibilidad de que aparezca algún pequeño hematoma leve (tamaño de una lenteja), que pueden durar diez días, por lo que conviene aplicarlo con previsión a la hora de estar listas para una salida. Existen cremas para aplicar unos días antes y después, que disminuyen estos (suelen estar compuestas por vitamina K). También os advertirán sobre la posibilidad de originarse una ligerísima inflamación el día de la técnica, pero a mi no me pasó

Resultado

La mesoterapia facial esta indicada en casos de pieles apagadas, deshidratadas, eliminación de arrugas superficiales y su prevención. En las personas jóvenes (en torno a los 40 años) tiene un efecto preventivo y proporciona una piel radiante y en las pieles maduras aporta tersura, y repara (un efecto ligeramente tensor) ¿Que notareis? Hidratación profunda, revitalización, luminosidad, frescura, brillo, mejor textura, mayor grosor, eliminación de las pequeñas arrugas (no confundir con arrugas profundas o surcos). Precio: cada sesión, en mi clínica habitual, cuesta 210 €, pero la cantidad dependerá de cada especialista.

Es importante acudir a un médico con formación relacionada con las prácticas de inyección de productos de relleno, de absoluta confianza y del que tengáis buenas referencias. Recordad que antes de iniciar cualquier tratamiento, debéis consultar todas vuestras dudas y poner al corriente de anteriores tratamientos, antecedentes médicos, alergias, medicación o cualquier circunstancia, y siempre informaos a fondo antes de tomar una decisión.

La mesoterapia facial es una gran medida a la hora de lucir una piel rotunda e hidratada desde el interior en épocas en que necesiteis un resultado extra debido a causas como fatiga, piel apagada, pérdida de textura o deshidratación. La actividad social de las próximas fiestas es un buen pretexto para probarlas. Yo voy a repetir ¿Y vosotras?

Más Información | Dr. Candelas Prieto
Imágenes | lookbooknu.com, Fisiolution
En Trendencias Belleza | Mesotherapist de Filorga, un tratamiento innovador. Lo probamos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos