Compartir
Publicidad
Publicidad

Probamos un esmalte de uñas mate de L.A.Girl

Probamos un esmalte de uñas mate de L.A.Girl
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace mucho tiempo que quería probar los esmaltes de uñas mate, pero me parecía más práctico comprar un top-coat "matificante" que un esmalte mate. A pesar de que no suelen funcionarme, no dejan de atraerme los productos de maquillaje mates.

Pero cuando encontré unos esmaltes rebajados, de la marca low-cost L.A. Girl, no lo pensé dos veces. Los esmaltes de L.A. Girl son 3-Free y vienen en botellitas de 14 ml (como una de OPI, que son de 15 ml). El tono que tengo, en la foto principal, es un azul llamado Matte Indigo.

El color del esmalte es precioso, pero es otro fracaso de mi experiencia con productos mates. El esmalte tiene dos grandes problemas: no es muy cubriente y es el esmalte más implacable que he tenido jamás.

Cuando usamos colores oscuros es importante que el esmalte sea lo bastante espeso como para cubrir bien la uña y tapar todas las rayitas que a veces dejan los pinceles. Este esmalte es tan líquido que con dos capas todavía se ve la uña debajo, como veis en la foto bajo estas líneas.

Con tres capas se obtiene una cobertura decente, como la de la foto principal, pero no óptima, porque a la sombra todavía es posible distinguir la parte blanca del extremo de la uña. No es tan evidente como para que el resto de la gente a nuestro alrededor se de cuenta, pero vosotras sí lo notaréis.

lagirl-mattenailpolish-02.jpg

A pesar de eso, la principal dificultad con la que me topé fue que el esmalte destaca todos los defectos en la uña. Por eso le llamo implacable: no perdona nada. La más mínima irregularidad, como unos relieves que tengo o el más mínimo error a la hora de aplicar el esmalte, se notan mucho.

Todas estas cosas se combinan y potencian entre sí para dar un resultado decente, nada más. Por eso probé a aplicarle un top-coat normal, con el acabado de toda la vida, para ver si el resultado era equivalente a un esmalte común y corriente.

Y el resultado es peor, porque aunque el esmalte queda brillante, la superficie queda un poco rugosa o porosa, rozando desagradablemente superficies como vidrio. Si laváis platos puede ser una experiencia horrible.

En cuanto a la duración, me duró puesto tres días, así que no es de los mejores que he probado, pero tampoco entra en los realmente malos.

Como es el al mismo tiempo el primer esmalte mate y el primer esmalte de la marca que tengo, no sé si los resultados se deben a que es mate o si con otro mate de otra marca me irá mejor. Y es una lástima, porque el color a mí me pareció precioso, pero si no tenéis las uñas perfectas - como yo - o os sentís de alguna manera inseguras acerca de ellas, el esmalte no ayuda en nada.

Más información | LAGirlUsa.com En Trendencias Belleza | Especial Manicura y Pedicura

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio