Compartir
Publicidad
Publicidad

Probamos dos lápices delineadores de ojos de Essence y Eyeko

Probamos dos lápices delineadores de ojos de Essence y Eyeko
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aprovechando que es domingo me gustaría contaros mi experiencia con dos lápices delineadores líquidos que he estado probando últimamente, el llamado Graffiti Pen de Eyeko y el Black Mania carbon black de Essence.

Os he contado muchas veces que tengo muy mala motricidad fina y que las cosas que requieren de un pulso estable son mis peores enemigas. Por eso nunca he logrado entenderme con el delineador líquido, no hay manera de que me salga una línea pareja o que ambos ojos me queden bien.

Los delineadores líquidos en lápiz (los llamo así para distinguirlos de los otros lápices delineadores) son una buena opción para esos problemas de pulso. La rigidez de la punta de un lápiz nos da mucho más control que un pincel, haciendo más fáciles y rápidos los trazos.

Black mania carbon black eye pencil de Essence

Essence tiene muchos delineadores de ojos, y entre los varios que son líquidos, está el Black Mania carbon black (que en castellano parece llamarse “Black mania carbono“). El único tono es negro, pero eso es esperable con ese nombre, ¿no?

La punta del Black mania es la más interesante, porque como la veis en la imagen inferior a la izquierda, es una punta plana, de modo que para hacer líneas más gruesas no es necesario insistir sobre una línea ya hecha, aumentando las posibilidades de desastre, sino que basta con usar la parte ancha.

delineadores-eyeko-essence-puntas.jpg

Graffiti Pen de Eyeko

Eyeko tiene dos delineadores de ojos, uno “tradicional” de doble punta y un lápiz líquido, el que he probado yo, llamado Graffiti Pen. Los lápices líquidos Graffiti Pen vienen en tres tonos, el tradicional negro, azul marino y púrpura.

En la imagen superior, a la derecha, podéis ver la punta del lápiz, que es realmente afilada, en principio dándonos la posibilidad de hacer líneas muy finas (otra cosa es que nos resulte), más que las del lápiz de Essence, pero también bastante gruesas con solo inclinar un poco la punta.

Mi experiencia con Graffiti Pen y Black Mania carbon black

Lo que más me importaba con estos lápices, era su facilidad de uso. Y ambos pasaron la prueba con relativa facilidad. Ambos fueron lo bastante simples de manejar como para hacer líneas decentes. Cosas más complicadas como el rabillo del ojo necesitan más pericia, pero obtuve mucho más éxito con estos lápices que con años de delineadores líquidos tradicionales con pinceles.

Un problema que tienen ambos lápices es que si se guardan horizontales o con la punta hacia arriba, la tinta parece no fluir: esto es más grave en el Black Mania carbon black, cuyo trazo después de haber estado guardado horizontal es casi invisible. La solución es almacenarlos verticales, con la punta hacia abajo, aunque al usarlos hay que cuidarse de que el exceso de producto no deje una mancha.

delineadores-eyeko-essence-swatches.jpg

La primera diferencia es la intensidad del color. El lápiz de Eyeko es intenso y cubriente; en cambio, bajo el trazo del lápiz de Essence siempre vemos el tono de la piel, además de que nunca llega a ser negro, sino un gris oscuro en el mejor de los casos. Aunque le concedemos que el negro verdadero es difícil de lograr, en el mercado hay productos mucho mejores, que dan un negro mucho más profundo.

La segunda diferencia es la duración. Aunque ambos se secan rápido, sin hacer borrones y son resistentes al agua, el de Eyeko dura más con diferencia y el color se mantiene visible por más tiempo. Nunca los he usado en la waterline, eso sí.

A la hora de desmaquillar, me ha sucedido que un desmaquillante normal no sirve en lo más mínimo. Hay que insistir e insistir para quitar ambos lápices, en especial el de Eyeko. Un desmaquillante waterproof es más efectivo, aunque hay que dejarlo unos segundos en el párpado antes de retirar el maquillaje.

Os confieso que el delineador de Essence fue una pequeña decepción. Ya sabéis que la marca no es demasiado cara, así que no duele demasiado, pero no es un producto que volvería a comprar. El de Eyeko me ha gustado mucho más y creo que compraré el de color negro, para dar por terminada mi relación con los delineadores de pincel para siempre.

¿Habéis probado alguno de estos lápices u otro similar, chicas?

El delineador Graffiti Pen nos fue enviado para la prueba por Eyeko. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Graffiti Pen en Eyeko.com, Black mania carbon black gloss eye pencil en Essence.eu
En Arrebatadora | Tipos de delineadores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos