Compartir
Publicidad

Cómo elegir las zapatillas de running perfectas

Cómo elegir las zapatillas de running perfectas
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Salir a correr está de moda, no podemos negarlo, y es la manera de ponerse en forma que habéis elegido muchas de vosotras de cara a la operación bikini de este año. Como para todo deporte, es importante que vayamos bien equipadas, por eso hoy haremos un repaso para saber todos los puntos que debemos tener en cuenta a la hora de comprar nuestras zapatillas de running.

Hace tiempo no había una oferta de calzado deportivo tan amplia como ahora: ¿zapatillas para pronadores? ¿supinadores? ¿con amortiguación o sin ella? ¿mejor nos apuntamos a la moda del barefoot running? Para que no os perdáis en la compra de vuestras zapas deportivas os traemos esta sencilla guía para elegir las zapatillas de running perfectas.

¿Pronadora o supinadora? El estudio de la pisada

Running-girl

Una de las primeras cosas que nos planteamos a la hora de escoger nuestro calzado de running es dónde comprarlo: la mejor opción será una tienda multimarca en la que dispongan de diferentes modelos de distintas casas para que podamos elegir entre una gran variedad de calzado. Estos locales suelen disponer de instalaciones para realizar un estudio de la pisada en el que nos dirán cómo es nuestra forma de correr y qué calzado nos conviene más teniendo en cuenta nuestras particularidades.

Para realizar un estudio de la pisada sólo necesitamos dos cosas: una cinta de correr y un buen profesional que nos asesore, ambos disponibles en estas tiendas. Así, correremos unos metros en la cinta mientras el especialista nos observa, y él mismo nos indicará qué tipo de pisada tenemos:

  • Pronadora: lo eres cuando rotas el pie hacia el interior al correr o caminar. Es decir, que el peso de tu cuerpo recae sobre la parte del pie más cercana al dedo gordo.
  • Supinadora: lo eres cuando rotas el pie hacia el exterior al correr o caminar. El peso del cuerpo va por el lateral exterior del pie, la zona más cercana al dedo meñique.
  • Neutra: el peso de nuestro cuerpo se reparte en la zona central del pie, sin recaer más de un lado que de otro.
  • Sabiendo cuál es nuestro tipo de pisada, podremos optar por unas zapatillas específicas para nuestro pie. Actualmente disponemos de zapatillas que corrigen la sobrepronación o la supinación excesiva mediante sistemas de amortiguación. Este tipo de calzado nos ayuda a mejorar, pero debe estar acompañado por entrenamiento de técnica de carrera porque la zapatilla por sí sola sólo actuará como un "parche" y no como una solución a nuestro problema.

    Dime cuánto pesas y te diré qué calzado necesitas

    Running-girl

    Otro de los puntos clave a la hora de elegir zapatillas de running es nuestro peso corporal. Las marcas especializadas en calzado deportivo tienen en cuenta este parámetro y diseñan sus zapatillas para corredores pesados con unas características concretas que les ayuden en su carrera: una puntera más ancha, mayor amortiguación para reducir el impacto en las articulaciones, buena transpirabilidad, etc.

    "Corredor pesado" se considera a partir de los 80 kilos de peso, o si eres una persona con cierto sobrepeso también puedes entrar en este grupo. No es nada malo ni se quiere discriminar a nadie con este tipo de calzado: simplemente son zapatillas que te ayudarán más en tu entrenamiento de carrera y te pondrán las cosas más fáciles.

    Zapatillas para diferente kilometraje: ¿corredora ocasional o full-time?

    Un factor más a tener en cuenta es la cantidad de kilómetros que vas a recorrer a la semana y la cantidad de kilómetros recorridos en cada tirada. Por norma general, unas zapatillas más pesadas lo son porque tienen más amortiguación, por lo tanto nos darán más confort en la pisada. Una tirada larga con zapatillas pesadas hará que nuestras articulaciones sufran menos, pero nos irán lastrando kilómetro a kilómetro.

    Las zapatillas más ligeras (alrededor de 220 gramos) son ideales para la competición, los días de carrera o aquellos días que queremos hacer un entrenamiento más rápido que el que acostumbramos. Si queréis comprar unas zapatillas específicas para una carrera, que sean más ligeras; si son para entrenar día a día podéis permitiros un poco más de peso.

    Barefoot running: zapatillas minimalistas ¿sí o no?

    Running-shoes

    Dentro de la amplia gama de calzado deportivo encontramos un pequeño lugar (pequeño de momento, pero va creciendo poco a poco) para las zapatillas minimalistas o barefoot running. Estas son zapatillas muy ligeras, con muy escasa amortiguación, que simulan la pisada del pie descalzo.

    El gran "pero" que tienen estas zapatillas es que la técnica de carrera no es la misma que la que utilizamos al correr o caminar con calzado amortiguado, que es a lo que estamos acostumbrados. Las zapatillas con amortiguación están diseñadas para que al aterrizar con el talón lo hagamos sobre una superficie acolchada: lo correcto sería aterrizar con la zona media del pie, pero no estamos acostumbrados a hacerlo, de modo que la zapatilla nos ayuda a no lesionarnos.

    Para correr con calzado minimalista necesitamos mejorar de base nuestra técnica de carrera y asegurarnos de que aterrizamos con la zona media del pie, ya que la zapatilla no tiene apenas amortiguación. Correr con zapatillas minimalistas es una habilidad que debemos adquirir mediante la práctica de la técnica correcta.

    Correr con las zapatillas adecuadas es importante tanto para nuestra salud como para maximizar los resultados de nuestros entrenamientos. ¡Zapatillas cómodas y funcionales para conseguir entrenamientos de calidad!

    Imágenes | Thinsktock 1, 2, 3 y 4 En Trendencias Belleza | Empezar a correr: un reto que te ayudará en la operación bikini

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio