Compartir
Publicidad

Dieta: prepara tu cuerpo para el verano (II)

Dieta: prepara tu cuerpo para el verano (II)
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hoy os dejamos la segunda semana de la serie de entradas sobre la dieta para preparar tu cuerpo para el verano, muy similar a la de la semana anterior en la que los hidratos se han ido recortando y priorizaban las proteínas, aunque todavía con una carga de energía bastante aceptable.

En esta nueva entrada o semana de la dieta para preparar tu cuerpo para el verano vamos a proponeos una dieta muy similar, aunque recortaremos un poquito los hidratos y las grasas. De momento la dieta sigue muy variada y metemos algo de legumbres en sustitución de arroz y pastas.

Las pautas

Siguen siendo las mismas que dimos en la primera entrada, recordamos los puntos principales: recortar al máximo la ingesta de sodio para evitar la retención de líquidos, recordar que si existe ese problema podéis tomar cola de caballo para remediarlo. Además se bebiendo mucho agua, de 2 a 3 litros diarios.

No tengas vicios, no tomes alcohol y en los días libres come con cabeza, en muchas ocasiones cuando alguien hace una dieta estricta combinada con pesas y cardio se habla del día trampa pero nosotros no lo haremos así, tomate el domingo y la noche del sábado como un paréntesis para tu cabeza pero come muy similar a lo que te proponemos y sin excesos.

En cuanto a muchos de vosotros que nos habéis pedido consejo para sustituir algunos alimentos seguir las mismas pautas que os hemos recomendado, los pescados se pueden sustituir por otros bajos en grasa o por carnes bajas en grasa, aunque es bueno comer de todo ya que unos alimentos tienen micronutrientes que no poseen otros y en la variedad está el equilibrio.

La dieta






El consejo semanal

El otro día hablábamos de los hidratos de carbono y de sus tipos, y función como combustible principal de nuestros músculos, pero hoy le toca el turno a las proteínas, que se puede decir que si el combustible son los carbohidratos las proteínas son los ladrillos de nuestro cuerpo, son con las que creamos y regeneramos nuestras fibras musculares.

Las proteinas no van a poder ser usadas como combustible por tanto, como no es energía, no se acumula como tal en nuestro cuerpo, dicho de otra manera, las proteinas no se transforman en grasa sino que su exceso se elimina por heces y orina. Con esto si comemos basando nuestra dieta en una carga mas alta de proteinas no vamos a engordar más sino todo lo contrario.

Hay que tener cuidado de no tomar un exceso mayúsculo en la ingesta de proteínas ya que éstas son descompuestas por el hígado y un exceso en el consumo quiere decir que debemos hacerle trabajar de más y puede repercutir en nuestra salud. Eso sí normalmente no se suele llegar a comer tal cantidad de proteínas así que salvo casos muy puntuales no debemos estar tranquilos.

Imagen | Web oficial de Adriana Lima

En Arrebatadora | Dieta: prepara tu cuerpo para el verano (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos