Compartir
Publicidad
Publicidad

El confort en cosmética, el primer gran objetivo de tu piel

El confort en cosmética, el primer gran objetivo de tu piel
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

Si nos preguntan qué queremos conseguir utilizando productos cosméticos, la primera respuesta que nos sale es la de estar más guapas. Ese es uno de los grandes objetivos de belleza pero no el único. Obtener confort en la piel es igual de importante y uno de los resultados más satisfactorios cuando se consigue.

Que la piel esté confortable, o que tú notes ese confort en la piel: tanto monta, monta tanto. Pero a veces no sabes que tienes una necesidad que la cosmética puede cubrir. El ejemplo más fácil es aplicar una crema nutritiva a una piel seca: la sensación de confort es inmediata.

Ese es el primer paso: cubrir esas necesidades que seguramente son las que darán ese resultado de estar más guapa. La piel que encuentra confort está reparando algo, esa molestia puede ser sensación de tirantez, exceso de brillo, picores e irritación, cuperosis.

Pensad en la necesidad que tenéis y buscad el producto cosmético que aporte confort: salvo excepciones, será lo que haga vuestra piel más luminosa, más lisa, más mate o menos rojiza. Aunque la palabra confort se utiliza generalmente para las pieles secas y/o deshidratadas, vamos a extenderla a todos los tipos de pieles.

Las pieles grasas buscan el confort de un seborregulador, las sensibles e irritadas el confort de un producto S.O.S. calmante. Si el producto que os estáis aplicando no aporta ese confort, no está funcionando. Tras su aplicación debes hallar ese confort, debes sentir la piel calmada, revitalizada, hidratada, nutrida, etc. Si no es así, algo falla. ¿Será la calidad del cosmético o tienes una necesidad nueva?

En Arrebatadora | Tonique Confort de Lancome, Pieles mixtas: es tiempo de cambiar tus cosméticos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos