Compartir
Publicidad

Tu piel te habla, escúchala para saber lo que necesita tu cutis ahora

Tu piel te habla, escúchala para saber lo que necesita tu cutis ahora
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando nos preguntan qué tipo de piel tenemos, la respuesta suele ser automática: piel mixta, o grasa, o sensible. Es el tipo de piel que hemos tenido siempre, nos hemos auto-catalogado en ese tipo por costumbre. Aunque se necesitan años para que cambie, puede pasar y hay que ser conscientes de sus necesidades actuales.

Antes de continuar, hay otro concepto que quiero dejar claro. Ya os he hablado alguna vez de la diferencia de tipo de piel y condición de piel pero vamos a resumirlo de nuevo. El tipo de piel es el que solemos tener y no varía casi nunca. El estado o condición de piel es una necesidad puntual, es decir, un problema del rostro que con el tratamiento adecuado suele desaparecer.

Por ejemplo, en mi caso tengo la piel mixta. Solía ser a tendencia grasa (zona T revolucionada) pero con los años se ha inclinado la balanza, ahora es mixta a tendencia seca (zona T controlada, mejillas y frente más secas). Hasta aquí estamos hablando de tipo de piel.

Tengo algunas condiciones de piel a lo largo del año: deshidratación cuando hace mucho frío en invierno, cuando hace mucho calor en verano. Las manchas también lo son, más acusadas en época de verano. No suelo tener problemas de sensibilidad a causa de nervios/estrés, algunas personas sí lo sufren. Lo mismo que el acné tardío, también puede ser una condición de piel.

Conclusión: la piel va cambiando su estado según la época del año y como consecuencia de los cambios de nuestro organismo, por lo general de tipo hormonal. También puede cambiar en sus necesidades "básicas", más fáciles de determinar ya que por medio hay un periodo de tiempo largo, un embarazo, una operación como una histerectomía, por ejemplo. Cambios definitivos, por decirlo de alguna manera.

fashiontoast-girl

Existen muchas usuarias que siempre utilizan la misma crema, el mismo limpiador. Bueno, es una opción. Aunque cuando el confort desaparece, hay que cambiar de cosméticos. Algunas pistas:

  • Aparece una sensación de tirantez: esa novedad puede significar dos situaciones. Que el nivel de hidratación ha disminuído bastante, puede que necesite un mayor aporte, un serum, por ejemplo. Aunque si tuviera que apostar, sería a favor de la sequedad, esa piel empieza a necesitar nutrición: cambio de tipo de crema diaria, habrá que dejar el limpiador en espuma.

Un tercer caso es el de las pieles grasas que, como pensamos que están a prueba de bomba, no cuidamos como es debido. Cuando aparece la tirantez en una piel grasa, no hay duda: está muy deshidratada, necesita fluído + serum + mascarilla de hidratación con urgencia.

  • Irritaciones, reacciones, picores: ¿qué me está pasando? De pronto, no soportas ninguna crema, no puedes aplicar nada sin que aparezcan estos síntomas. La piel no se ha convertido de pronto en sensible sino que eres tú quien está sensible. Admítelo: estás estresada, muy nerviosa, falta de sueño, etc. Lo mejor que puedes hacer para tu piel es yoga, sauna, deporte, reflexoterapia, cualquier actividad que reduzca tu estrés reducirá la reacción de tu piel. Mientras, prueba con cosmética específica para pieles reactivas.
embarazada y tipo de piel
  • Ultimamente las cremas te hacen brillar el rostro: no sé si le ha ocurrido a alguna de vosotras, la piel seca puede volverse normal, incluso mixta. No pasa así como así, por supuesto. Un ejemplo, tras dar a luz. Los cambios hormonales que comporta un embarazo pueden dar un giro de 180º a tu tipo de piel: de seca a mixta, de grasa a normal con tendencia seca. Las texturas utilizadas antes del embarazo ya no sirven, hay que pensar en cambiar de tipo de textura.

  • Una piel con poros abiertos no significa que todavía sea grasa. Es posible que, tras la pubertad, el exceso de grasa empiece a controlarse, se terminan los granos y el fluído seborregulador ha hecho bien su trabajo hasta ahora. Gracias a un nuevo cambio hormonal, la piel del rostro ya no segrega un mar de sebo. Cerrar los poros es difícil, si empiezáis a sentir la piel tirante, como si se resecase, llegó la hora de abandonar el seborregulador. Se vean los poros abiertos o no.

Estos son los casos más comunes de "charlas" que podéis tener con vuestra piel. Las sensaciones confortables no son el problema, lo son las inconfortables. Cuando no sentís confort, la piel os está susurrando una nueva necesidad. Estad atentas y el cambio de cosméticos se traducirá en una mayor calidad de piel.

Fotos | Kayture, studio.es, Fashiontoast En Trendencias Belleza | La evolución de mi piel mixta de los 25 a los 40 años En Trendencias Hombre | Condiciones de piel: deshidratada, estresada, granitos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos