Compartir
Publicidad

La cosmética no es una cuestión de fe sino de resultados visibles

La cosmética no es una cuestión de fe sino de resultados visibles
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El dilema de utilizar cosmética tecnológicamente avanzada es un debate que no se termina nunca. La diferencia de precios tan dispares, la información que nos proporcionan las marcas, el abanico de tratamientos a nuestro alcance, etc. ¿Vale la pena gastar tiempo y dinero en cuidados cosméticos?

Todo esto me viene otra vez a la mente a raíz del post sobre la información del serum 365 Cellular Elixir de Lancaster. Si leéis los comentarios, existen muchas opinones escépticas sobre protección y reparación del ADN de la piel, como es de esperar.

Hemos vivido la revolución de las investigaciones en cosmética y seguirá en boga porque el público está dispuesto a pagar por ello. Los tratamientos cosméticos son rentables, desde el más barato al más elitista. ¿Hay que creer las bondades del producto como nos cuentan las marcas?

Por otra parte, ¿hay que acusarlas de publicitar beneficios para la piel o nuevas fórmulas revolucionarias porque dudamos de la información casi futurista que nos cuentan? Tanto derecho tienen las escépticas de plantearse si funcionan o no como las más fieles defensoras del nivel de la cosmética actual, un nivel nunca visto ni alcanzado hasta ahora.

Me confieso defensora de la cosmética y en especial de la alta cosmética. Yo sí creo que esa diferencia "hace algo", que vale la pena invertir en la belleza personal si quieres ver resultados. ¿Cuestión de fe? Pues no, hay que ser realistas con la ilusión de la cosmética.

Abuela

Es excitante probar una nueva marca, estar atenta a la sensación y a los resultados sobre la piel. Pero no la recomiendo ni la aplico con reverencia solo porque por fín conseguí probarla o porque me ha costado un pastón y quiero ver resultados que igual no obtengo. Hay que tocar con los pies en el suelo y saber valorar objetivamente esos resultados.

Hay que leer atentamente: si nos dicen que el serum "ayuda a reparar" no te están asegurando que "repara al 100 %". Si te cuentan que una crema de día tiene "efecto botox", ni contiene botox ni te va a "planchar la frente" en un mes. Es mucha la información biológica y química que nos llega: no hay que dejarse abrumar por ella ni tampoco caer en el error de creer que los laboratorios cosméticos nos mienten. Y además, en medio de la relación de la usuaria y la marca está la ley y los controles oficiales.

No defiendo los tratamientos cosméticos por una cuestión de fe sino por los resultados que compruebo en mí misma y por los que veo en las personas a las que atiendo, aconsejo y sigo su evolución a través del tiempo. Creo firmemente que existe una rutina cosmética para cualquier tipo de piel en un momento determinado. Utilizar cosmética combinando el tipo de piel, las condiciones de la piel y sus necesidades presentes (las cuales van cambiando), se obtiene una calidad de piel muy superior. ¿De verdad creéis que las celebrities que sirven de musas a las marcas mass market utilizan siempre sus productos? Si tuviérais carta blanca para gastar en cosmética, ¿iríais al supermercado a comprar?

Foto | ruurmo, lagriso1 En Arrebatadora | Cuando hablamos del tratamiento cosmético habitual ¿a qué nos referimos? En Embelezzia | ¿Qué diferencia la cosmética de lujo de la cosmética mass market?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos