Compartir
Publicidad

Resultados del calcetín exfoliante Salveped de Cederroth

Resultados del calcetín exfoliante Salveped de Cederroth
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta mañana, al ducharme, noté en la planta del pie algo extraño, como si estuviese pisando algo de plástico transparente (porque no veía nada). Intenté apartarlo con el pie, pero nada. Ahí seguía. Me aclaro el pie y veo con sorpresa que se me ha formado una especie de ampolla gigante. El caso es que no me dolía nada. Tiré un poco con los dedos, y se desprendió un tira enorme de piel. Entonces caí. El famoso tratamiento de los calcetines exfoliantes, del que os hablaba el otro día, empezaba a hacer efecto.

Inmediatamente después, veo que se va produciendo la misma alteración en otras zonas de las plantas de mis pies. Por un momento, me preocupó el hecho de que se me fueran a quedar en carne viva. Pero, ¡qué va! Debajo de la piel que se desprendía ya había nacido otra nueva. Entonces entendí aquello de que había que esperar varios días después de aplicarse el tratamiento para ver sus efectos.

Salveped

El tratamiento me lo puse el lunes. Hoy es viernes. Si no recuerdo mal, el prospecto decía que los resultados finales se verían al cabo de diez días. Imagino que, para entonces, se me habrá caído y habré mutado toda la piel de mis pies como si fuese un lagarto. ¡Espectacular!

Y, ahora que no nos oye nadie, he de confesaros algo más. Los patucos de plástico impregnados de gel son unisex. Es decir, que son lo bastante grandes como para que quepa un pie de hombre. Cuando el lunes pasado, después de esperar 90 minutos para permitir que todos los ingredientes de los que está compuesta su fórmula hiciesen efecto, me los quité y vi que en el extremo del calcetín seguía quedando mucho producto.

Expositor

Entonces se me encendió una luz. Tengo un hijo que está a punto de cumplir 8 años. Yo creía que a los chicos sólo les olían los pies durante la adolescencia, pero lo de mi hijo es alucinante. Pensé que si los microorganismos metabolizados por las toxinas del sudor se concentraban en los pies, el efecto exfoliante de estos calcetines de plástico podría ser la solución que andaba buscando.

Hay quien dice que las madres nunca nos equivocamos. Así que, sin encomendarme a nadie, se los puse a él también. ¡Mano de Santo! Los pies han dejado de olerle. Ahora me toca avisarle de que se le va a caer la piel, para que no se asuste.

¡Ah, se me olvidaba advertiros! Al caerse la piel a tiras, literalmente, es importante poner uno de esos filtros o rejillas para los desagües de la ducha, de esos que utilizamos cuando nos lavamos el pelo, para que no se atasquen y, luego, limpiar muy bien la ducha.

Más información | Cederroth En Trendencias Belleza | Calcetín exfoliante Salveped para una pedicura sencilla sin salir de casa: lo probamos Fotos | Cederroth

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio