Compartir
Publicidad
Probamos el peeling renovador Pureté Sublime de Galénic
Tratamientos

Probamos el peeling renovador Pureté Sublime de Galénic

Publicidad
Publicidad

En muchos casos para mantener una piel sana y bonita basta con una adecuada limpieza y una perfecta hidratación, pero bien es cierto que otras pieles agradecen muchísimo un buen peeling regenerador para mejorar la textura de la piel. Eso se refleja en un mejor tono, poros más cerrados y marcas de granos difuminadas.

Con todas esas promesas la firma Galénic nos propone un peeling renovador con su Pureté Sublime. Lo hemos probado y os contamos si realmente cumple su cometido.

Este peeling forma parte de la línea Pureté Sublime, la gama de Galénic enfocada a las pieles grasas, mixtas o con imperfecciones que necesiten un extra de cuidados. Ahí vamos a poder encontrar desde un fluido hidratante hasta un sérum matificante.

En el producto que nos toca analizar hoy se han seleccionado tres principios activos para su composición: ácido láctico, ácido salicílico y ácido glicólico, estos tres ácidos ayudarán a eliminar las células muertas y a estimular la renovación celular.

Por otro lado no faltan agentes calmantes como la glicerina que logra mantener la hidratación, la manteca de karité que ayuda a la nutrición, o el bisabolol presente para calmar las pieles más reactivas.

¿Cómo utilizarlo?

Desde la firma se recomienda realizar este tratamiento una vez a la semana. Tendremos que aplicar una capa espesa sobre la piel limpia y dejar actuar durante tres minutos, una vez pasado ese tiempo retiramos con agua.

Dsc 1578

Mi experiencia

Como podéis ver se trata de una mascarilla con una fórmula muy completa, su textura es en crema y cuando la aplicas se siente densa, pero a la vez muy fácil de extender.

Su aroma es bastante limpio, suave y nada molesto. Yo me la he estado aplicando por todo el rostro y el cuello, y es al minuto más o menos cuando he comenzado a notar un suave picor nada exagerado ni alarmante (es normal que los productos que contienen ácidos suelan picar un poco, no os alarméis).

En las personas que ya estén habituadas a usar ácidos la sensación será menor, por eso siempre se recomienda comenzar con bajas dósis para ir habituando a la piel así que dependiendo de la persona puede que esta sensación sea más o menos intensa. En cualquier caso siempre que se note demasiado picor es mejor retirar el producto ya que puede que sea demasiado fuerte para tu piel.

Los resultados

Dsc 1588

Os diré que tras su uso lo que más he notado es que la piel se ve más aterciopelada algo que se nota desde su primer uso, creo que es el punto que más se aprecia sobre la piel.

Tras los usos continuados es cuando se aprecia como la piel se unifica y se aprecia más afinada logrando ese efecto de poro más cerrado. Se puede echar en falta un punto más de hidratación pero estamos hablando de un peeling así que hasta cierto punto es normal esa sensación.

En mi caso particular tras retirarla rápidamente necesito una crema que me aporte confort ya que como sabéis mi piel de por sí suele necesitar una buena dosis de hidratación.

Por último comentaros que las pieles sensibles pueden notar algo de rojez al retirar el peeling, en mi caso así ha sido (tampoco de una forma alarmante) pero sé que otras personas con piel sensible no les sucede.

Además su concentración es más que apta para comenzar con este tipo de tratamientos con ácidos. Su precio es de 44,20 euros y la podréis encontrar en farmacias y parafarmacias.

El producto fue facilitado para la prueba por Galénic. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas para más información*

Más Información | Galénic
En Trendencias Belleza | Descubriendo Sepai: probamos la mascarilla Glow Recharge para una piel luminosa y recargada

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio