Compartir
Publicidad

Si tú también has cogido un poco de miedo al sol, te recuerdo algunas de las razones que nos hicieron amarlo tanto

Si tú también has cogido un poco de miedo al sol, te recuerdo algunas de las razones que nos hicieron amarlo tanto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces tengo la sensación de que el sol se ha vuelto mi enemigo. Todo me parece prevención y cuidado, y en más de una ocasión veo como alguna persona "huye despavorida" hacia una sombra antes de estar bajo su luz. Sin embargo, a mi me encanta, no puedo evitarlo; y ante tanta campaña preventiva, “recoloco mi pensamiento” y me digo que en esta vorágine hay que distinguir con claridad entre sol y piel, y sol y salud.

Una cosa es el efecto negativo que el sol puede llegar a tener sobre nuestra piel cuando no se actúa de manera responsable, y otra los grandes beneficios que el sol reporta a nuestro organismo. Es verano y hay que disfrutar todo lo bueno que ofrece... ¿Aún recuerdas? Una de las mejores fuente de salud y belleza...

El sol es necesario, la clave es …

Saber y diferenciar, evitar los efectos negativos y potenciar todo lo bueno que podemos obtener de él, en estos días espléndidos de verano es el objetivo. Si ya no os gusta tanto, os doy algún motivo para volver a quererlo igual o más que antes. Recordad que un buen funcionamiento interno, y eso se traduce en un mejor estado y aspecto físico:

  • Alegría, creo que nada es comparable al optimismo que regala un día de sol. Un efecto que tiene explicación: aumenta los niveles de endorfinas y serotonina, lo que nos hace sentir una mayor vitalidad, bienestar y optimismo. Definitivo, tiene la facultad de hacernos ver el lado bueno de la vida, disminuye la ansiedad, el mal humor, la tristeza y mejora la calidad del sueño.

  • Es indispensable para mantener una buena salud ósea porque es fuente de vitamina D, fundamental en el organismo para la fijación del calcio. Favorece la absorción de éste mineral y evita el raquitismo en los niños, la osteoporosis en los adultos, ayuda a prevenir la artrosis, la artritis y además colabora en la respuesta y flexibilidad muscular.

  • Reduce la probabilidad de padecer algunos tipos de cáncer. Está comprobado científicamente que en los países escandinavos, con poco radiación solar el índice de cáncer de pulmón, próstata, mama y colon es elevado con respecto a países soleados.

  • También reduce de forma natural, la presión sanguínea, gracias a su función vasodilatadora, y los niveles de colesterol en la sangre.

  • Aumenta las defensas, por lo que fortalece el sistema autoinmune, y resulta muy beneficioso en afecciones respiratorias como algunos tipos de infecciones y asma.

  • El sol mejora la apariencia de la piel, y colabora en procesos dermatológicos como la psoriasis y el acné.

  • Es fuente de belleza indiscutible para la piel y cabello. Tomar el sol con sentido común, proporciona un color más bonito, muy buen aspecto y, ¿quién se resiste a los reflejos que dibuja en nuestro cabello?

Aviso

¿Protección gradual?

Hace poco tiempo, después de ver mis últimos análisis de sangre, mi médico me comentó que los niveles de vitamina D están bajando en la población de manera significativa, debido a los altos niveles de protección que utilizamos en las cremas solares. Si bien esto último se hace absolutamente necesario como prevención al cáncer de piel, también es cierto que hay horas en las que podríamos disminuir el índice a moderado. Antes de actuar en este sentido, es importante que un dermatólogo analice vuestro tipo de piel y os informe de las posibilidades de manera personalizada, algo que sin duda os dará mucha confianza en vuestras exposiciones al sol.

Yo, por ejemplo, tiendo por costumbre utilizar un índice más bajo a partir de las 6.30 de la tarde en verano, para asimilar mejor los beneficios del sol. En cualquier caso, nunca se debe bajar la guardia en las horas de mayor riesgo, esto es entre las 11,00 y las 18,00 horas del día. En ese tramo siempre debemos protegernos con un indice de protección muy alto si queremos estar bajo su radiación de forma segura.

Los especialistas recuerdan que para beneficiarse de algunos de las ventajas del sol bastan unos minutos al día, evitando siempre las horas perjudiciales. En cualquier caso es el momento del año en que más podemos disfrutar de la luz, energía y alegría que nos proporciona. ¿Estáis preparados para una cura de sol?

Imágenes | #1Pixabay, #2 Pixabay

En Trendencias Belleza | La sonrisa es un plus: si quieres lucir unos dientes de impacto este verano, estás a tiempo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos