Compartir
Publicidad
Publicidad

Atkinsons, reaviva 200 años de snobismo inglés en perfumería con su Eau de Cologne 24 Old Bond Street

Atkinsons, reaviva 200 años de snobismo inglés en perfumería con su Eau de Cologne 24 Old Bond Street
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hace tanto tiempo de esto, cuando queríamos disfrutar de lo más refinado de Inglaterra teníamos que coger un avión y viajar hasta Londres. Pues bien, gracias a la valentía y al buen hacer de Brigitte Wormser y de Franco Bosisio (vicepresidente y director de marketing respectivamente) del grupo Perfume Holding, ¡ya no tendremos que movernos de casa!

Perfume Holding ha adquirido la marca Atkinsons, y Brigitte Wormser - que se graduó junto con los que hoy son los mejores maestros perfumistas del mundo en L'École Superieur du Parfum de la mano de Monsieur Guerlain -, se ha dado un auténtico baño de historia sumergiéndose en los archivos de la maison Atkinsons, para que podamos volver a a disfrutar de cinco míticas fragancias -reinterpretadas en clave moderna -, capaces de transmitir la fascinante y exótica nobleza de una época ya desaparecida.

24OldBondStreet

A comienzos de 1799, un barbilampiño James Atkinson inventó una pomada para domar la barba rebelde y dar forma a los historiados bigotes que tan de moda estaban entre los señores por aquel entonces. Esta pomada en cuestión se vendía en un botecito de cerámica, y causó furor entre las señoras pues al bueno de Atkinson se le ocurrió añadirle una sutil fragancia a rosas.

Brigitte-Franco

Al llegar a Londres, a Atkinson - que debía de ser un auténtico visionario -, no se le ocurrió mejor idea para hacer ruido y atraerse a la elegante clientela londinense que adqurir un gran oso de carne y hueso, y atarlo con grandes cadenas a la entrada de su establecimiento situado en el número 44 de Old Bond Street (sí, sí, donde ahora está Ferragamo). El reclamo funcionó y, en cuestión de pocos días, aquel bálsamo pasó a convertirse en un artículo indispensale entre la flor y nata londinense.

Frasco

Por aquel entonces entre la clase alta de Londres estaba muy de moda Italia, y por extensión sus perfumes. Nuevamente, el marketiniano Atkinson volvió a sorprender a sus paisanos mandando crear un Eau de Cologne osadamente inglesa, que dejase a su paso la estela del Imperio Británico. El rey Jorge IV no tardó en convertirse en fan total de la nueva fragancia, pasando a nombrar a James Atkinson proveedor oficial de la Real Corte de Inglaterra.

Pero el auténtico éxito de James Atkinson fue cuando un elegantísimo Beau Brummel, el primer dandy oficial que ha dado la historia, se convirtió también en su mejor prescriptor al crear para él el primer parfum sur mesure.

Destapado

Para satisfacer la demanda de su exigente clientela, Atkinson creó un montón de nuevas fragancias, todas fácilmente reconocibles por llevar el sello del Made in England: White Rose, English Lavender, Royal Briar, The British Bouquet, The Odd Fellow’s Bouquet.

Doscientos años después Wormser y Bosisio se han atrevido a despertar al oso que parecía haberse retirado a hibernar, decididos a dar rienda suelta a casi dos siglos de excentricidad, y elegancia a la inglesa, amparádose en el incomparable patrimonio de esta firma de perfumes, para abrir paso a una nueva era de esnobismo en la perfumería.

Como Brigitte compartió pupitre con los con hoy son los grandes maestros perfumista, los Seigneurs de la parfumerie, ha sabido muy bien a quien recurrir para que reinterpretase en clave moderna y actual aquellos aromas atemporales que nunca pasan de moda.

Así pues, se puso en contacto con Christine Nagel (la flamante y recientemente nombrada directora creativa del perfume en Hermès, llamada a sustituir cuando llegue el momendo al gran Jean-Claude Ellena) y con Violaine Collas, para que reinterpretasen el Eau de Cologne de 1800, 24 Old Bond Street.

Vela

El acostumbrado frescor de esta colonia auténticamente inglesa ha sido reformulado con notas frías y especiadas de enebro y cardamomo. Tampoco se han olvidado de hacer un guiño a la rosa turca, la flor emblemática inglesa, cuyo corazón ha sido modelado en torno a un absoluto. El tradicional fondo de chipre de la colonia ha sido reinterpretado, inspirándose en el famoso whisky puro de Malta, con notas amaderadas, ambarinas y almizcladas con el acorde de barrica de turba asociado al té negro con aceite de cada para retexturizar la fragancia.

Enea

El resultado de la nueva fragancia resulta impactante. El giro más sorprendente de la nueva composición procede de su aroma indómito y amaderado. Una auténtica delicia que os invito a probar protegida por frascos de cristal biselado, de líneas rectas y depuradas, cubiertos con un tapón que reproduce el cannage (enea trenzada) con la que los ingleses protegían sus frascos de cristal cuando viajaban o salían de picnic. Motivo que también podremos ver reproducido en su precioso packaging de color naraja vivo.

Jabon

La nueva fragancia cuenta también con una completa colección de baño compuesta por jabón perfumado (25,00 euros, 150 gr), esencia para baño y ducha (34,00 euros, 200 ml), leche perfumada para el cuerpo (40,00 euros, 100 ml), una maravillosa vela perfumada de 450 g (65 euros), y un vinagre de toilette perfumado para un efecto splash que adorarán aquellos a quienes no les guste ir oliendo a perfume durante todo el día (75,00 euros, 100 ml).

Con la nueva Eau de Cologne 24 Old Bond Street nos sentiremos refrescados, revitalizados e incluso revolucionarios. Además, al ser unisex podemos compartir la experiencia con nuestra pareja. Precio: 98,00 euros, 100 ml.

Más información | Atkinsons En Trendencias Belleza | Hermès acoge a Christine Nagel a la familia Fotos | @OscarCarriqui

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos