Compartir
Publicidad

Probamos unos esmaltes de uñas autoadhesivos de Essence

Probamos unos esmaltes de uñas autoadhesivos de Essence
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A menudo Essence lanza “esmaltes de uñas autoadhesivos“ con sus diferentes colecciones y aunque siempre me han llamado la atención, por ser una manera muy fácil de decorar las uñas con bonitas figuras, en el fondo me temía que el resultado fuera excesivamente recargado.

Pero esta semana me dieron ganas de experimentar con mis uñas y probar algo nuevo, como el nail art. Tenía unos esmaltes autoadhesivos de Essence, que mi marido me trajo de un viaje a Alemania (junto con muchos encargos de Essence y P2), así que me lancé a probarlos. ¿Los revisamos?

Nail fashion stickers Paralyzed de Essence

Los adhesivos pertenecen a la la colección Black and White de la primavera pasada. Se lanzaron dos diseños, ambos en blanco y negro, de los que yo tengo el 02 Paralyzed. No os puedo decir el precio exacto, pero creo que es de alrededor de 2 euros.

El envase contiene dos láminas con 14 piezas autoadhesivas de 7 tamaños diferentes, suficientes en principio para cualquier tamaño de uñas. Según dice en la caja, duran hasta 5 días y no necesitan tiempo de secado ni se descascaran, además de ser fáciles de poner y sacar.

Las instrucciones dicen que se deben aplicar sobre las uñas limpias, aplicando cada pegatina con el costado redondeado hacia la cutícula, pero dejando un pequeño espacio entre ellos.

Una vez con la pegatina en su sitio, se la debe frotar suavemente para pegarla a la uña sin burbujas o arrugas. El exceso se debe retirar con una lima y se puede aplicar un top-coat para dar un acabado brillante.

sticker-black-and-white-essence-recien-pegadas.jpg
Las pegatinas recién pegadas. La del dedo meñique ya fue cortada con una tijerita.

Aplicación de los esmaltes autoadhesivos de Essence

Como nunca había usado productos semejantes, en la primera aplicación iba un poco a ciegas.

Mi primer problema fue seleccionar el tamaño correcto de pegatina para cada uña. Después de despegar varias y descubrir que eran del tamaño incorrecto, vi que era más fácil ajustarlas si cortaba cada pegatina por separado.

Luego, resultó que la parte redondeada de la pegatina no es exactamente de la misma forma de mis uñas, de modo que no pude dejar la separación entre cutícula y pegatina. Aún no sé si esto es importante, porque las pegatinas se pegaron sin grandes problemas.

Y para rematar, dejé una arruga en una de las uñas. Por suerte el problema no fue permanente: al aplicar el top-coat como paso final pude apretar la arruga contra la uña y hacerla desaparecer.

Ya solo quedaba cortar el sobrante y yo primero usé una tijerita y luego una lima normal sobre el resto. El proceso es muy fácil y rápido, y las dos manos están listas en unos 15 minutos. Si aplicáis, como yo hice, una capa de top-coat para sellar, necesitaréis un poco más de tiempo, eso sí.

sticker-black-and-white-essence-efecto-final.jpg
La foto no le hace justicia al diseño.

Mi experiencia con los esmaltes autoadhesivos de Essence

El resultado final fue muy bonito y bastante discreto, mucho más de lo que yo esperaba y de lo que las fotos muestran. Sin embargo, hay problemas que hacen de estos productos una opción poco práctica para el día a día.

El más grave de ellos, en mi opinión, es que los bordes de las uñas no quedan suaves. Quizás los resultados sean mejores con una lima más suave o aquella lanzada en la misma colección Black and White, pero las uñas me quedaron como garritas, enganchándose en todo.

Y el otro problema, aunque con matices, es la duración. Llevé las pegatinas 4 días y salvo la uña del índice de la mano derecha (la mano que más uso), que se despegó al segundo día, las demás uñas hubieran resistido perfectamente los 5 días que dice en el envase. Y haciendo todas las tareas de casa, incluido lavar platos.

Sin embargo, ya al segundo día el borde de las pegatinas comenzó a perder el diseño y se volvió blanca, como la punta de una manicura francesa. Cuando finalmente me las saqué, el borde se notaba bastante en la mayoría de las uñas. En mis pegatinas, blancas y negras, no era realmente importante, pero quizás en otros diseños sí sea muy notorio.

En resumen, os diré que me han parecido una manera excelente de arreglarse las uñas para una ocasión especial, en un rato, de forma muy fácil y con resultados geniales. Pero nada más allá que eso, porque en el trajín diario necesitamos uñas todo terreno y estas no lo son.

Contadme, ¿habéis probado este sistema de esmaltes? ¿Qué os ha parecido?

Más información | Essence.eu
En Trendencias Belleza | Especial Manicura y Pedicura

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos