Compartir
Publicidad

Tener un tono de piel bonito también depende de lo que comemos

Tener un tono de piel bonito también depende de lo que comemos
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos conocemos el dicho “somos lo que comemos”, según un estudio reciente realizado por la revista PLoS ONE ahora habrá que complementarlo con que lo somos y lo parecemos, ya que tener un color más pálido, sonrosado o amarillento también es resultado de nuestra alimentación.

Los carotenos, que abundan en frutas y verduras, además de actuar como antioxidantes son los responsables de este efecto, influyendo en el color de la piel.

Durante 6 semanas, se ha analizado la evolución en el aspecto de la dermis de 35 personas que han realizado una dieta abundante en alimentos que contuvieran estos pigmentos orgánicos, los autores del estudio también destacaron que el nuevo tono rosado que conseguían se percibía en general como más saludable y más atractivo.

La cantidad que recomiendan es de unos 500 microgramos de carotenos al día, equivalente a dos piezas de fruta o verdura.

¿Qué frutas y verduras contienen mayor proporción de carotenos?

Por un lado están los betacarontenos, pigmentos de color amarillo y naranja que una vez ingeridos se transforman en Vitamina A (conocida en cosmética como retinol).

Se encuentran principalmente en zanahorias, fresas, espinacas, albahaca, tomates, calabazas, borrajas, acelgas, en los espárragos y en el brécol.

Verduras

Un exceso de betacarotenos puede provocar una coloración amarillenta en la piel, sin ninguna repercusión negativa en la salud, pero es muy difícil consumir una proporción excesiva, al contrario su carencia si que puede causar envejecimiento celular y pequeñas úlceras en las comisuras de los labios.

Por otro parte el licopeno, pigmento al cual el tomate le debe su color rojo, se desarrolla en las plantas para protegerlas de los efectos de la luz y la oxidación del aire por lo que tiene efectos similares a los betacarotenos, pero resulta un antioxidante todavía más potente.

Lo encontramos sobre todo en sandías, caquis, zanahorias, papayas y tomates, tanto frescos como cocinados, ya que la cocción ayuda a liberar el licopeno y favorece su absorción, así que lo podremos obtener en zumos y salsas, incluído el ketchup.

El resto de verduras y hortalizas mencionadas es mejor tomarlas crudas, en cocciones cortas al vapor o salteadas ligeramente para aprovechar todas sus propiedades. También es recomendable consumirlas cada una en su temporada.

Poco a poco se va confirmando que no hay mejor tratamiento para la piel que una alimentación saludable rica en frutas y verduras. Además es el más económico y ayuda a mantener la línea ¿Qué más podemos pedir? La naturaleza nos cuida.

Vía | El Mundo Salud Fotos | Gamene | William Woodward (Woody)'s En Vitónica | Los vegetales verdes también aportan carotenos En Trendencias Belleza | Más fruta para estar más guapa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos