Compartir
Publicidad

Objetivos de otoño: evitar la retención de líquidos

Objetivos de otoño: evitar la retención de líquidos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tan solo unos días que arrancó el otoño y con él una buena cantidad de buenos propósitos que queremos que lleves a cabo con nuestra ayuda y vuestra dosis de voluntad.

Dieta, nutrición y sobre todo ejercicio son algunos de los aspectos fundamentales en los que a buen seguro deberás incidir durante los próximos meses para evitar, entre otras cosas, la tan temida retención de líquidos.

La constancia es un aspecto básico, pero no el único, hoy vamos a contarte las causas y sobre todo algunos consejos que ayudarán a evitar esa molesta sensación de hinchazón y sus temidas consecuencias.

Lo primero de todo será ponernos un poco en situación ya que si bien mucha gente ha oído hasta la saciedad el término de “retención de líquidos“ lo que quizás no esté tan claro es la causa y de qué forma te puede afectar.

La retención de líquidos se produce cuando la sangre no recoge los líquidos acumulados en los tejidos de la piel. Esto puede deberse a varios factores, desde un problema hormonal o metabólico o simplemente puede deberse a un acto reflejo de nuestro organismo que almacena líquidos en los tejidos de la piel para abastecerse ante una posible deshidratación, esto suele ocurrir sobre todo en personas que no suelen ingerir suficiente agua al día o que abusan de comidas con un alto contenido en sal.

Esta retención hace que notemos una cierta sensación de hinchazón en zonas donde es habitual que se acumulen los líquidos como pueden ser las piernas, los tobillos o el abdomen, puede acentuar el problema de la celulitis haciéndolo más notorio, e incluso pueden llegar a provocar calambres y malestar general.

2334939683_6631723e89_z.jpg

Consejos para evitar la retención de líquidos

El principal consejo para combatir este problema es precisamente y aunque suene paradójico, hidratarnos más. Si nuestro organismo almacena líquido es porque necesita más hidratación, por tanto si ingerimos una cantidad considerable de agua al día (entre 1’5 y 2 litros) podremos evitar en parte este problema .

Si te sientes hinchada otra de las soluciones puede ser revisar tu alimentación ¿Te gusta la comida salada? Quizás ahí pueda estar el problema, y es que la sal es uno de los peores enemigos a la hora de luchar contra la retención de líquidos debido a su alto contenido en sodio.

Por supuesto una actividad física hará reactivar la circulación en nuestras piernas y con ella evitamos que los líquidos se vayan depositando en nuestros tejidos.

Los complejos diuréticos ayudan a eliminar líquidos a través de la orina pero son una opción que debe prescribirte un especialista. Además, en contra de lo que mucha gente cree, no ayudan a quemar grasas y por tanto no sirven para adelgazar, y es que es habitual ver como se asocia el problema de la retención de líquidos con un sobrepeso cuando en la realidad son dos problemas totalmente independientes.

Lo mejor y más sano lo encontaremos como no podía ser de otra forma en la huerta: fruta, tubérculos, verduras y hortalizas, sobre todo las ricas en potasio y bajas en sodio como la patata, la alcachofa o el calabacín. Otra opción son las infusiones, ahí el té rojo es uno de los grandes aliados con múltiples propiedades.

Imágenes | HeavyWeightGeek , SCA Svenka Cellulosa Aktiebolaget
En Trendencias Belleza | Objetivos de Otoño, Retención de líquidos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos