Compartir
Publicidad

La espuma de ducha Sunrise de Rituals: mi experiencia

La espuma de ducha Sunrise de Rituals: mi experiencia
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La ducha no está solamente para lavarse sino también para disfrutar del ritual que acompaña el momento. Es uno de los placeres cotidianos, al menos en mi casa. Es lo que más me acerca a la filosofía de Rituals, una marca de cuidado personal que cuida mucho el detalle. Un ejemplo: La espuma de ducha Sunrise, una refrescante y curiosa experiencia.

La curiosidad está en el gel-espuma en que se presenta, la misma textura de la que os hablamos cuando testamos la espuma de ducha Zensation. Luego os hablo de mi sensación con ésta.

Se acabaron los tiempos en los que no había más opciones que comprar un gel de ducha en el supermercado o arruinarse con uno de perfumería selectiva. A pesar de la crisis, nos podemos permitir muchos tonos de grises hoy día en este tipo de productos de higiene corporal y darnos un gustazo.

Espuma para la ducha

La presentación ya dice mucho de la espuma de ducha

Un gustazo que vamos a aprovechar y disfrutar cada día. Para empezar, nos entra por la vista. Los packagings modernos como los de Rituals son sensoriales: un color evocador, un logo interesante y fácil de leer, un tapón … ¿de espuma de afeitar?

Mi gel Sunrise tiene un color naranja muy vital y cálido. Tiene mucho sentido puesto que leo que su fragancia es de naranja dulce y cedro: notas olfativas cítricas, refrescantes. Será ideal para el ritual de ducha matutino, cuando cualquier empujoncito para despertarnos mejor es bienvenido.

Una cremosa espuma

Mi sensación: una ducha divertida, refrescante y cremosa

Todo lo que nos rompa los esquemas habituales es curioso y apretar el tapón del gel de ducha como si fuera una espuma de afeitar tiene su punto divertido. El tacto del envase ya es gustoso por su suavidad helada y cuando sale el producto la primera vez te lo quedas mirando como si fuera a salir el mismísimo Aladino.

No caigas en el error de apretar más que un par de segundos porque cunde mucho. A menos que sea una ducha para dos y tengáis tiempo para una batalla de espuma … La pequeña cantidad de la foto de arriba da la espuma de la foto de abajo y más. Su textura de gel transparente es fría al tacto y se vuelve blanca en un abrir y cerrar de ojos.

Lo curioso es que se expande al tacto. Su espuma es muy cremosa y deja una piel suave. Otra curiosidad es el olor: si puedes imaginar un olor suave de naranja mezclado con el aroma acuático de una piscina, ya lo tienes. Eso, lo calificaría de cítrico acuático.

Restos

Te aconsejo que no tapes el envase hasta que salgas de la ducha porque queda siempre un resto de espuma. Personalmente, me molesta destaparlo al día siguiente y encontrar un pegote de restos de gel en el spray así que lo limpio antes de guardarlo.

Contiene 200 mililitros y cuesta 7,90 euros. Una relación calidad/precio excelente. Forma parte de la línea Energising Rituals y creo que os encantará leer la explicación de cómo han utilizado ingredientes energizantes las distintas culturas a lo largo del tiempo. Para mí y por ahora, seguirá siendo por la mañana.

Este producto nos fue enviado para la prueba por Rituals. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Rituals
En Arrebatadora | Testamos la espuma de ducha Zensation de Rituals

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos