Compartir
Publicidad

¿Todavía te despistas a la hora de utilizar protección solar a diario? Te recuerdo alguno de los motivos por los que deberías estar atenta

¿Todavía te despistas a la hora de utilizar protección solar a diario? Te recuerdo alguno de los motivos por los que deberías estar atenta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sé que se ha convertido en casi, casi una pesadilla: indice de protección solar para todo. También sé que muchas veces no apetece, no lo estimamos necesario o pensamos que no pasará nada, sin embargo, aplicar un protector solar es absolutamente necesario cuando se habla de salud, belleza, prevención y cuidado.

Estos días lo estaréis notando: un paseo, y ahí está, se fija en nuestra piel y cabello, el sol se ha apoderado de las calles y... ¡cuanto me gusta después de tanta lluvia! Pero atentas, no hay que olvidar que entre los factores medioambientales que producen más oxidación en el organismo se encuentra la radiación solar. Por eso, no hay que bajar la guardia.

Hoy es fácil

Mantener la piel a salvo del sol es tan sencillo como estar atentos y proteger a diario. Si bien es verdad que muchas cremas de tratamiento, hasta las simples hidratantes contienen un indice de protección solar, también es cierto que en los últimos tiempos existe a una tendencia a no incluirlo y dejar que el protector se aplique a nuestra elección de forma independiente. Ese es uno de los motivos por los que os recomiendo leer bien e informaros a la hora de adquirir vuestro producto de rutina. No deis por hecho que contiene SPF, debéis tener en cuenta si os va a proteger o no de la radiación solar y actuar en consecuencia.

La mejor parte de este hábito es que hoy podemos encontrar texturas nuevas más ligeras que se apartan de aquellas "caretas" blancas o verdes que se imponían para protegerse. Las hay en agua, sedosas, invisibles, spray..., incluso algunas se pueden aplicar sobre la base de maquillaje, en caso de olvido, como último gesto o de forma improvisada en cualquier parte. Sé que bajo estas recomendaciones estoy dando por hecho que estáis concienciadas de su importancia, pero si no es así, os recuerdo algunos puntos que os convencerán.

Nubes Maria Luisa Sorando

Recuerda...

Un protector beneficia la salud de la piel, al protegerla de las radiaciones nocivas del sol, reduciendo el envejecimiento prematuro, riesgo de padecer cáncer de piel y por supuesto en verano, evitando las temibles quemaduras.

Hay dos tipos de rayos UV perjudiciales para la piel, los UVA y UVB. La Skin Cancer Foundation, mantiene que ambos contribuyen al desarrollo del melanoma y recomienda proteger adecuadamente tanto las pieles claras como más oscuras, esas que en principio creemos que están "a salvo" de todo porque no muestran tan fácilmente los daños inmediatos.

Los rayos UVA constituyen el 95% de la radiación ultravioleta que llega a la superficie de la tierra, nos broncean, pero también son los que más contribuyen a su envejecimiento, formación de arrugas y manchas solares, incluso pueden colaborar en el desarrollo de melanoma, además de generar un daño acumulativo.

El gran problema de los últimos tiempos es que la mayoría de nosotros pensamos que solo es necesario protegerse en verano, y pese a que algunos aún lo pongan en duda, el deterioro en la capa de ozono ha provocado un cambio en la intensidad con la que recibimos los rayos solares. El tiempo de exposición que hace unos años "no quemaba", hoy lo hace y la mejor fórmula para preservarla salud de la piel es evitar estos daños acumulativos a lo largo de todo el año.

Estudios científicos han demostrado que el uso diario de protector solar proporciona un 24% menos de daños asociados al envejecimiento de la piel que en personas que lo utilizan a su antojo, es decir, sólo en verano o épocas o situaciones de fuerte radiación, traduciéndose en menos intensidad de manchas, líneas y un tacto más suave.

A tener en cuenta

Recordad que no debemos exponernos al sol en las horas más dañinas, entre las 11:00 horas y las 17:00 horas, es decir cuando el sol se encuentra más alto. Hay que tener en cuenta que el SPF es una medida que indica cuanto tiempo podemos estar expuestos al sol sin quemarnos cuando lo disfrutamos. Lo ideal es utilizar los que ofrecen cobertura UV de amplio espectro y tienen al menos un SPF 30. Para aprovechar su verdadera eficacia hay que leer las indicaciones para saber con que frecuencia hay que repetir la aplicación.

Ahora sé que cuando mi piel se enrojece, inflama o pela tras tomar el sol, están reflejando daños a las células de la piel como respuesta a la exposición prolongada o inadecuada a los rayos UV. Las quemaduras de sol, pueden causar daños permanentes en la piel que aumenten el riesgo de padecer melanoma y en el mejor de los casos, envejecimiento prematuro. ¿Te resistes a evitarlo con una rutina tan fácil como el uso de protector solar?

Imágenes | 1#Pixabay

En Trendecnias Belleza | Si todavía no das importancia a la limpieza facial, apunta sus beneficios y deja que tu piel disfrute más la primavera

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio