Compartir
Publicidad

Si te preocupa terminar el verano con nuevas manchas, deberías saber que evitarlas no solo depende de tu fotoprotector

Si te preocupa terminar el verano con nuevas manchas, deberías saber que evitarlas no solo depende de tu fotoprotector
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Puede que creas que es suficiente la aplicación de un factor de protección solar adecuado para resolver el problema de las temidas manchas en la piel durante el verano. Sin embargo, puedes llevarte una sorpresa inesperada: algunas prácticas habituales pueden, sin apenas darnos cuenta, agravar esta situación.

Muchas veces la simple rutina o falta de tiempo es tan culpable como para no dejarnos pensar un poquito y evitar que costumbres simples estén provocando esto. Este post os puede demostrar como en más de una ocasión, prevenir puede ser solo una cuestión tan sencilla como aplicar el sentido común, en ocasiones "aparcado" por el ritmo trepidante que muchas llevamos.

¿Recordáis que hace tiempo os indiqué que no todos los tratamientos estéticos son adecuados para llevar a cabo en fechas próximas a la exposición solar? Ahora os prevengo sobre algunos hábitos rutinarios que sin saberlo, participan en el proceso manchas durante estos meses de verano, gestos cotidianos que pueden provocar la aparición de manchas aunque usemos fotoprotector.

Antes de tomar el sol...

 

No toquéis los granitos, aunque es una recomendación para todo el año, os recuerdo que manipular uno puede iniciar lo que será una futura mancha. Al intentar eliminarlo rompemos pequeños capilares e incluso podemos provocar una infección. Resultado: una posible mancha o cicatriz.

Si quieres depilarte antes de tomar el sol, utiliza un método superficial que no arranque el vello de raíz, dado que, de lo contrario, el folículo piloso puede irritarse, colaborando a que los melanocitos generen melanina y pigmenten la piel. Si lo vas a hacer, al menos 3 días antes a la exposición.

Lo perfumes pueden provocar una reacción en la piel y como consecuencia un exceso de melanina y pigmentación. Al exponer tu piel a la luz ultravioleta después de perfumarla se produce una reacción similar a una quemadura leve, imperceptible a la vista, pero que puede llegar a causar una mancha. Recordad que los perfumes, entre otros activos, incorporan alcohol.      

Despigementantes, exfoliantes, vitamina A y retinol son agentes que sensibilizan la piel, por lo que se debe distanciar la exposición tras la aplicación de éstos para evitar que los melanocitos actúen, dado que podría producirse irritación y manchas.  

Algunos medicamentos y anticonceptivos son fotosensibilizantes y su ingesta puede producir hiperpigmentción, así que, en caso de estar bajo un tratamiento, deberías consultar con tu médico esta posibilidad. Incluso estar en periodo de embarazo y lactancia, puede provocar manchas en la piel bajo la radiación solar, debido al aumento de hormonas como estrógenos y progesterona.

Medications 257336 1280

  Algunos cosméticos destinados a permanecer en la piel incluyen aceites esenciales que son fotosensibles y no se deberían utilizar bajo el sol, un ejemplo, el de rosa mosqueta o bergamota.

Por último, aunque ya escribí sobre esto en el post al que os enlazo en la introducción: luz pulsada y láser deben ser olvidados cuando entra en juego el sol, es la primera indicación del especialista.

  Si a pesar de todas las recomendaciones, vuelves del verano con manchas, no desesperes, siempre hay tratamientos que te ayudarán a acabar con ellas. Ahora disfruta de todo lo que ofrece el verano, después ya veremos todo lo que se puede hacer en caso de necesidad.

Imagen | 1#Pixabay, 2#Pixabay

En Trendencias Belleza | Las vacaciones, ¿solo son para divertirte? Te damos más de una razón para dormir como, quizá, nunca lo hayas hecho

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos