Compartir
Publicidad

Extracciones en una limpieza facial ¿sí o no?

Extracciones en una limpieza facial ¿sí o no?
15 Comentarios
Publicidad

Es quizá la parte más desagradable de las limpiezas de cutis o faciales. Cuando, tras haber limpiado concienzudamente la piel, la esteticista se dispone a extraer las impurezas-normalmente puntos negros-comienzan 10 minutos de casi tortura según los casos, en los que se puede llegar a llorar profusamente como me ocurre a mí.

Sin embargo hay voces que se levantan contra el hecho de realizar extracciones en los faciales, alegando el daño que se hace a la piel y el hecho de que se la deja más congestionada e hinchada. Y no olvidemos que uno de los lugares donde más puntos negros suelen acumularse es la nariz, que si queda hinchada puede derivar todas las miradas hacia ella.

En mi experiencia tengo que decir que hay muchas formas de hacer extracciones, unas más invasivas que otras. Las más suaves, para mí, son las que se realizan con exposición previa a vapor, que abre los poros, y después una extracción lo más suave posible. No te libras del dolor, pero no deja marcas y sin embargo la piel queda muy limpita.

No obstante, yo he “sufrido” limpiezas en las que no se utilizaba vapor, con lo que las extracciones son más dificultosas y dolorosas, y otras en las que se usaba un aparatito metálico que suele sacar varias imperfecciones a la vez. Todo depende de la esteticista en cuestión y el criterio debe ser tu propia experiencia y la sensibilidad de tu piel.

Si tienes una piel sensible, yo no te aconsejaría hacer extracciones, o bien hacerlas en algún centro que utilicen vapor e indicar a la persona que te realice el servicio que solamente extraiga las más evidentes. Si tu piel es más fuerte ya queda a tu criterio. Yo personalmente me siento muy bien cuando regreso a casa sin ningún molesto punto negro en la piel.

En Arrebatadora | Elimina puntos negros y espinillas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio