Compartir
Publicidad
Publicidad

El cuello, el jueves de los cuidados cosméticos

El cuello, el jueves de los cuidados cosméticos
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las indicaciones de uso de las marcas de cosmética lo ponen casi siempre: aplicar en rostro y cuello. A veces incluso insisten en cara, cuello y escote. Pero en la práctica, y con las prisas del día a día alocado que llevamos, solemos descuidar el cuello. ¡Y se merece también nuestros mimos! Pero está en una zona que solemos pasar de largo.

Vamos a delimitarlo para que no haya consufiones. En cosmética, llamamos cuello a la zona entre el hueso de la barbilla hasta el nacimiento del escote. Tocad un momento los dos huesos que tenemos que lo separan de la zona del escote, debajo de la zona de la nuez. Son los dos extremos de la clavícula, si presionamos el centro el dedo se hunde en la piel. Pues desde el hueso de la mandíbula (barbilla) hasta ese punto, es vuestro cuello y esa es la piel que hay que mantener elástica y fuerte con productos cosméticos.

Además, hay que pensar en sus 360º porque la zona de la nuca también hay que cuidarla. Toda esa zona de piel es delicada porque:

  • Tiene pocas glándulas sebáceas, lo que significa que el aporte de lípidos es pobre. Recordad que son básicos para la formación del manto hidrolipídico que protege naturalmente la piel. Al ser una zona del cuerpo expuesta a las agresiones externas todo el año, lo convierte en una zona vulnerable y delicada que hay que cuidar con productos específicos.
  • La capa basal, situada entre la epidermis y la dermis, es más superficial. Una piel más fina y más fácil de dañar.
  • Movemos el cuello constantemente. Los músculos de esta zona están en constante movimiento, aparecen arrugas tanto verticales como horizontales. ¿Sabíais que las arrugas que cruzan el cuello horizontalmente se les llama anillos de Venus? Un ejemplo perfecto (y odioso) de cómo se crea una arruga de expresión por los contínuos movimientos de flexión. ¡Barbillas rectas!

Cuando nos aplicamos la crema facial, la zona mimada son las mejillas. Seguimos masajeando la frente, llegamos a la barbilla, los gestos se aceleran y el cuello recibe lo que sobra. Si hablamos de la aplicación de la hidratante corporal, peor todavía. Es una oportunidad añadida para aplicar un cuidado cosmético pero aplicamos crema en los brazos, el escote … ¿el cuello? Lo dudo.

Así que os animo a aplicar mimos y cuidados cosméticos a vuestro cuello, incluída la nuca. No esperéis a que se instalen la flacidez y las arrugas, a ver cómo ha perdido densidad y sea tan fina que de la sensación de ser transparente. La próxima inversión de presupuesto, motivación y medio minuto de tiempo es para el cuello.

Foto | Gtres
En Trendencias Belleza | Dove Pro-Age, sérum para el cuello y el escote
En Trendencias Hombre| ‘Lipolifting Neck Serum’ de Arûde Premium para el cuello, ideal piel masculina. Lo probamos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio