Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo evitar errores con los polvos bronceadores

Cómo evitar errores con los polvos bronceadores
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Hace un tiempo ya os hablábamos de cómo empezar a aplicaros el autobronceador y no tener que esperar al sol para hacerlo. Si ya lo estáis haciendo y utilizáis polvos bronceadores, como los Terracota, es muy fácil pasarse y acabar como un conguito. Para que esto no ocurra, seguid leyendo:

  • No se debe aplicar el polvo bronceador con mucha fuerza. La palabra clave es suavidad, como si pasaras una pluma por la cara. Para ello imprescindible una buena brocha y que sea grande, mejor si es tipo kabuki, aunque también vale la que tiene Sephora para los polvos.

  • El producto se aplica por toda la cara y también por cuello y escote, para evitar ese antiestético efecto de maquillaje que acaba justo debajo de la barbilla.

  • La mejor técnica es la del tres: dibujar, a ambos lados de la cara, un 3 con la brocha. Después dar un toque en frente, nariz y barbilla. Sobre esa base se puede aumentar el efecto.

  • Aplica un color adecuado a tu tono de piel. Si eres rubia por ejemplo, no te irá bien el mismo tono que a una morena. Elegir el color es fundamental, y en este tema mejor quedarse corta.

  • Por último recordad que queda mucho más natural un polvo mate, y no los que contienen shimmer, que son más para fiesta o para la noche.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos