Compartir
Publicidad

Tendencias de tocados en la boda real en Mónaco

Tendencias de tocados en la boda real en Mónaco
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya ya pasado el matrimonio, y podemos aprovechar de hacer un balance de lo que hemos visto, ¿qué os parece?

Creo que coincidiréis conmigo en que este matrimonio fue bastante aburrido, las celebrities y miembros de las casas reales aprobaron por los pelos. No hubo espacio verdadero para el glamour, quizás al ser una boda de tarde, pero tampoco durante la cena de gala se vió nada interesante, colorido ni majestuoso.

Pero como no todo es malo, os propongo que miremos en detalle los tocados que usaron las invitadas a la boda real. Quizás logremos sacar buenas ideas de allí, ¿no?

Pamelas

En la foto principal he colocado las fotos de las pamelas más destacadas que vimos, de las que la princesa Carolina parece ser fan, y que son uno de los pocos accesorios usados en la boda que podemos usar en la vida diaria.

Las pamelas son un excelente complemento para el verano, que no solo nos protege del sol sino que además tiene tantas posibilidades para combinar con la ropa o para darle un toque fresco, como las ramas en la pamela que Carolina usó en la boda civil.

Tocados

tocados.jpg

Los tocados son ya palabras mayores, porque hay innumerables maneras diferentes de llevar un tocado, ya sean grandes, pequeños, combinados con la ropa o con los otros complementos.

Tuvimos oportunidad de ver tocados pequeños, como los de Naomi Campbell, el de Karolina Kurkova y el de Beatrice Borromeo, que más bien son un adorno sobre el cabello y no un sombrero propiamente tal. Y ya veis que se les puede usar con el cabello suelto o con un recogido, todo dependiendo del tocado en particular y del protagonismo que queramos darle.

tocados-2.jpg

Mis favoritos son estos tocados en forma de disco, que pueden ser más grandes o más pequeños y que siempre parecen desafiar la ley de gravedad (aunque sé que el de Sophie Rhys Jones, la condesa de Wessex, a la derecha, va sujeto por una diadema).

Estos tocados sí piden un recogido, porque son muy llamativos y ponen mucho énfasis en la cabeza. Un recogido ayuda a separarlos del vestido y además realza el cuello, haciendo todo el conjunto más delicado.

tocados-3.jpg

Pero aún hay más, porque hay otros tocados que han llamado mi atención, un poco para bien y para mal. Para mal, diría el de Carlota Cashirahi. Sí, es atrevido y original, una diadema de flores con un velo que cubre medio rostro, pero me hace pensar en una viuda joven y no en una invitada a una boda real.

Un poco indecisa estoy con el tocado de Victoria de Suecia: creo que no es tan feo como parece a simple vista, pero las mechas sueltas a ambos lados del rostro no calzan con la joya que es el tocado visto por detrás.

Y no podíamos dejar fuera un turbante, llevado por Farah Diba, quien fue emperatriz de Irán y que va en los mismos tonos que el vestido, de modo similar al tocado de Victoria. No está mal, pero creo que no debería colgar por la espalda, porque acorta visualmente el cuello.

¿Algún tocado os gustó? Yo me quedo con el gris de Margarita Vargas, sin dudarlo un momento.

Imágenes | Agencia Gtres En Arrebatadora | Boda Real en Mónaco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos