Compartir
Publicidad
Publicidad

Tarde de chocolaterapia: no es para tanto

Tarde de chocolaterapia: no es para tanto
Guardar
16 Comentarios
Publicidad

Esta semana unos amigos italianos me regalaron una sesión de chocolaterapia y allí que me planté con mi vale y un montón de ganas de saber qué se sentía.

De primeras, como en casi todos los spa, música relajante, velitas, luz suave y tenue, y un olor a chocolate increíble. Ya sabéis que soy fan de las cremas de chocolate, así que me sentía como en casa. Lo primero, hay mucha diferencia entre lo que entendemos como chocolaterapia ‘para comer’, y el cosmético. Primera lección que aprendí.

Lo segundo, hay terapias de chocolate que no pueden ser aplicadas en el rostro, así que ese mito también lo dejo fuera. Pero paso a contaros en qué consistía la sesión en uno de los spa de la zona noble de Madrid.

Me untaron de arriba abajo, empezando por los pies, masajeando. Era chocolate caliente, asi que la sensación era super agradable. Pies, piernas, espalda, brazos, tripa, pecho, cuello, todo… oliendo a chocolate.

Para que las propiedades del chocolate penetraran en la piel, me envolvieron en papel transparente (como el de la cocina, exacto), durante veinte minutos. Entre el calorcito de mi piel, el papel transparente y el chocolate, ahí me encontraba desprendiendo por todos mis poros chocolate.

Tras los veinte minutos, una ducha con agua caliente, sólo agua, para no quitar ninguna propiedad. Y vuelta a untarme en chocolate, pero ahora con masaje de otros veinte minutos. El chocolate cuando se va enfriando no resbala, se queda como el cola-cao. Así que como el aceite de chocolate sí lo hace, incluso para la cara, ¡vuelta al pringue!

Esta fue la mejor parte. Se supone que todo lo bueno del chocolate ya estaba en mi piel de los primeros veinte minutos, así que estos segundos era para activar la piel, hidratar, y sentir la relajación.

El resultado, relajada sí. Hidrata también. Oliendo a chocolate durante un día entero. Pero nada más... No creo que lo vuelva a repetir y tampoco es la mejor sensación de mi vida… Ni de chocolate puro, chocolate con leche, o café, que también había. Prefiero otro tipo de spa, pero esto de la chocolaterpia, había que probarlo. Prefiero mis cremas de chocolate… o esos chocolates con pincel para el cuerpo, muuuuucho más divertido.

En Arrebatadora | Los beneficios del chocolate en tu piel, Mascarilla capilar con chocolate, Gel y crema de chocolate

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos