Compartir
Publicidad

Otoño, época de tratamientos. Probamos el ritual de conservación celular de Declaré

Otoño, época de tratamientos. Probamos el ritual de conservación celular de Declaré
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La entrada al otoño nos trae consigo todo un ritual de recuperación y puesta a punto con el objetivo de recuperarnos de los estrasgos que el sol ha podido causar en nuestra piel.

La idea de pasar por un centro de estética y probar algunos de los tratamientos faciales para recuperar la luminosidad y tener un aspecto más joven es algo que no muchas mujeres tenemos acostumbrado hacer pero si tenéis oportunidad no la desaprovechéis, vuestra piel siempre lo acaba agradeciendo.

Hoy os voy a hablar de un ritual de conservación celular de la marca suiza Declaré, una firma de la que ya os hemos hablado en Trendencias Belleza basada en el cuidado de las pieles sensibles como era mi caso y que se puede encontrar en centros de estética. Os cuento mi experiencia.

El tratamiento se ha basado en la línea Hydro Balance, ideado para pieles deshidratadas y que al mismo tiempo sufran de cierta sensibilidad como es mi caso. La experiencia debo decir que ha sido muy agradable, y es que tumbarte en una camilla y disfrutar de un tratamiento que incluía varios pasos de masaje facial como es este caso, es un auténtico placer. Las manos de la esteticien Marimar, pequeñas, delicadas y con la fuerza precisa, todo un encanto que tuve oportunidad de disfrutar en un centro estético muy reconocido en Santander como es el de Ana Yrizabal.

declare

El primer paso fue el desmaquillado con el Tender Cleansing Milk, no fui muy maquillada pero un poquito de base de maquillaje y máscara sí que llevaba. La esteticista antes de comenzar a desmaquillar ya observó que mis mejillas y mi frente estaban algo rojas. En este momento es cuando Marimar quiso examinar mi piel, desde luego ya se había percatado de que mi piel es sensible, pero había algo más, el manto hidrolipidico estaba dañado, o dicho de otra forma, que mi piel estaba desprotegida, por supuesto luego os contaré sus consejos.

Y aunque esto es aparte del ritual, Marimar como buena esteticista también se fijó en mis cejas, las tengo poco pobladas y lo cierto es que no tengo que tocarlas nunca aunque algún pelito suelto al final de la ceja sí que tenía y ella me las arregló, lo hizo muy bien, solo se centró en algunos pelitos no en hacerlas demasiado finas o demasiado cortas...

Una vez que me desmaquillaron se siguió el ritual de limpieza aplicando el tónico (Tender Tonifying Lotion)y a continuación me realizaron una limpieza profunda con el Gentle Cleasing Powder, esta limpieza consiste en dejar actuar el producto sobre el rostro durate unos minutos a la vez que me realizaban un masaje relajante. El producto se me retiró con unas esponjitas suaves. A la vez que se me retiraba el producto la esteticista quiso saber cual era mi rutina de limpieza, así podría aconsejarme si en algún paso fallaba.

declare

Este paso era muy delicado ya que mi piel no estaba en las mejores condiciones. La exfoliación se me realizó con el producto Extra Gentle Exfoliante utilizando el brossage, supongo que siempre habréis pensado que la pieles sensibles o finas deberian huir de este insturmento pero la realidad es que si se realiza con el cepillo adecuado y con la mayor delicadeza no hay ningún problema, tras retirar el producto de nuevo la tonificación.

Una vez que la piel estaba preparada para recibir el tratamiento que me ayudaría tanto a reparar la piel como a recuperar la hidratación perdida se me aplicó el Concentrado Hydro Balance y el Transport Fluid a la vez que se me realizaba un masaje que ayudaría así a la absorción de los productos, como podréis imaginar la espera hasta que el producto se absorba se hace mucho más placentera.

El siguiente paso fue el envolvimiento que consiste en aplicar la mascarilla. Para ello se utilizó la Hydro Intensive Mask, fue muy agradable, aporta frescor y calma, cada poco tiempo la esteticista me preguntaba que tal las sensaciones que iba sintiendo para cerciorarse de que todo iba bien, de que no sintiese ningún escozor o alguna sensación no conveniente ya que con este tratamiento se intentaba hidratar pero también que la piel saliese lo menos congestionada posible.

declare

Tras la mascarilla (que permaneció en mi piel unos 15 min) se me aplicó el Hydro Energie Boost Gel, este producto se encargaría de acelerar la humectación en la piel y aunque al principio puede parecer pringoso o brillante al paso de unos minutos el producto va penetrando. Marimar me recomendó no maquillarme y también que me fuese a la cama con el producto en la piel para dejar que actuase toda la noche (el tratamiento me lo realizaron por la tarde) y así lo hice. Ya se iba acercando la hora del final y como el que ve la traca final de unos fuegos artificiales, la mía fue la de un placentero masaje en las cervicales hombros y espalda.

Gracias a este tratamiento descubrí que tenía el manto hidrolipídico algo deteriorado por lo que tenía que tener ciertos cuidados con mi piel bien sencillos. Uno de ellos es el no exfoliarme hasta que mi piel recuperase su protección natural y el otro usar cremas muy untuosas que hagan de barrera protectora hasta que la piel se recupere. Este tratamiento me lo realice a principios de julio y hasta la fecha solo me he exfoliado dos veces la piel a la vez que estoy usando productos muy delicados. Mi piel debo reconocer que es otra. Por cierto su precio es de 60 euros.

El tratamiento fue facilitado por Declaré para su prueba. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas para más información.

Foto | Gtres En Trendencias Belleza | Declaré, alta cosmética para pieles sensibles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos