Compartir
Publicidad

Utilizar perfume en verano hace que salgan manchas: ¿mito o realidad?

Utilizar perfume en verano hace que salgan manchas: ¿mito o realidad?
0 Comentarios
Publicidad

Siempre hemos oído decir que si nos vamos a poner al sol, es mejor no utilizar antes perfume porque salen manchas. Mito o realidad las marcas aprovechan esta extendida creencia haciendo su agosto al crear ediciones veraniegas sin alcohol.

Aunque en épocas pasadas esta creencia se sustentaba sobre bases científicas, en la actualidad ya no tanto. Os explico. Todo depende del bergapteno, un psoraleno o molécula fotosensibilizante encontrado en el aceite esencial de bergamota, y en otros aceites esenciales de cítricos como el limón, la naranja, la mandarina o el pomelo, que provoca fototoxicidad.

La fototoxicidad es una irritación de la piel que se asemeja a una quemadura solar aguda. El bergapteno al ser fotoactivo absorbe fotones produciendo cambios moleculares que causan fotoirritación o fotodermatitis. Para no liarnos es un compuesto químico que se convierte en tóxico cuando se expone a la luz.

Esta molécula vivió su época dorada durante los años 70 porque sus propiedades, entre otras cosas, activaban el bronceado. Sin embargo, desde hace dos décadas el uso de la bergamota no tratada en los perfumes y en los productos cosméticos está prohibida, así que no cunda el pánico.

También responsabilizamos al alcohol de estropearnos la piel al secárnosla y también de ser el responsable de las manchas que nos salen en verano. Sin embargo, está científicamente probado que el alcohol sólo permanece en la piel unos minutos ya que resulta extremadamente volátil, así que es poco probable que sea el auténtico culpable de todo lo que se le acusa.

Ninguna de las grandes marcas del mundo de la perfumería se arriesgaría a comercializar productos que entrañasen riesgo para nuestra piel, pero hay que reconocer que los ingredientes con los que están elaborados los perfumes pueden resultar fotosensibilizantes, por este motivo se aconseja no rociarse en perfume cuando se va a la playa o a la piscina.

El auténtico peligro del perfume es su reacción al calor. Bajo el efecto de elevadas temperatura, el aroma de nuestro perfume corre el riesgo de avinagrarse ya que al hacer evaporar las notas de salida y de corazón sólo conservaremos las notas de fondo, las más potentes, que tenderán a convertirse en ácidas.

Por eso no es bueno vaporizar el perfume sobre la ropa. En verano optar por las fragancias frescas, que no reaccionen mal bajo los efectos del calor.

En Trendencias Belleza | Perfumes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio