Compartir
Publicidad
Publicidad

Estudios muestran que podríamos ser insensibles a ciertos olores

Estudios muestran que podríamos ser insensibles a ciertos olores
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuestro olfato es realmente importante por sus muchas aplicaciones vitales para la supervivencia. Por ejemplo, es una de las maneras en que podemos saber si los alimentos son comestibles o peligrosos. Los animales reconocen con él a sus compañeros de manada e identifican su territorio. No es sorprendente que el sistema que lo hace funcionar sea muy sofisticado, ¿verdad?

Nuestro sentido del olor incluso cambia con el tiempo o las diferentes circunstancias, como bien saben las embarazadas. Y como si esto fuera poco, ahora estudios parecen mostrar que además podría ser que cada uno de nosotros sea insensible a un olor específico.

Que los olores no nos huelen a todos por igual es algo sabido y requetesabido. A menudo cuando se nos pregunta qué nos parece un olor, obtenemos tantas descripciones como personas que huelen, y lo que para unos es un buen olor, para otros puede ser un olor desagradable.

Dos estudios universitarios diferentes han comprobado la sabiduría popular, presentando a grupos de personas un conjunto de olores. En uno de ellos, los participantes debían indicar lo placenteros e intensos que eran. Terminaron clasificándolos de todas las maneras posibles, desde agradables a desagradables, y lo mismo con la intensidad, las respuestas variaron desde poco intensos hasta fuertísimos.

Smell - Dennis Wong

El otro estudio mostró que algunos participantes eran insensibles a algunas sustancias, excepto al olor cítrico llamado citralva. Basándose en ambos estudios, uno de los investigadores cree que esto significa que todos tenemos una “ceguera olfativa”, un olor que no seremos capaces de percibir.

Todo esto podría ser causado por mutaciones sobre los genes que controlan los receptores olfativos, las células que registran los olores. Como las mutaciones son únicas por persona, podría llegar un momento en que el receptor olfativo “no funcione”. Con todo el tiempo que llevamos de evolución y la menor importancia del olfato respecto de la vista, por ejemplo, esto podría ser más probable y llevarnos a tener todos nuestra insensibilidad particular.

Todo esto me parece muy curioso. ¿No os parece un poco asombroso que la industria del perfume logre producir olores atractivos para la mayoría de la gente, considerando que ninguna de nosotras sabe lo que huelen las demás y que tampoco nos gusta lo mismo?

Por cierto, el estudio se hizo sobre humanos, no sobre gatos, pero no he podido evitarlo… el de la foto principal es monísimo.

Vía | Scientific American
Imágenes | Ash Berlin, Dennis Wong
En Arrebatadora | Para oler más de tres perfumes, granos de café

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio