Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La limpieza del rostro también puede ser natural, pero eficaz

La limpieza del rostro también puede ser natural, pero eficaz
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

¿Quieres lucir una piel sana, fresca y radiante? Pues lo primero que tienes que hacer es incorporar la limpieza del rostro a tu rutina de belleza diaria. Es un gesto clave que no debes pasar por alto.

Es importante que elijas productos que no contengan químicos ni añadidos artificiales que puedan dañar tu piel. Para ello, la cosmética natural&bio de Weleda puede ser una gran aliada, porque la limpieza del rostro también puede ser natural, pero eficaz.

Toda su gama de productos de limpieza posee un ingrediente común: Agua de Hammamelis, con propiedades astringentes, antiinflamatorias y fortificantes, que vivifica la piel sin resecarla y afina los poros. Sumadas a las propiedades de los aceites esenciales naturales contribuyen a una limpieza más eficaz y menos agresiva que los productos de limpieza de cosmética tradicional.

La importancia de la limpieza facial

Como comentaba, una buena higiene es el primer paso para lucir una piel bonita. Es un cuidado básico fundamental como acto de belleza.

Con la limpieza facial conseguirás eliminar impurezas y células muertas que quedan adheridas en la superficie de la piel.

Así ayudarás a que tu piel respire, tenga una adecuada oxigenación, a la vez que contribuirás a lograr un tono más homogéneo y natural.

Además, otra de las claves de la limpieza es que ayuda a mejorar los resultados de los tratamientos que aplicarás después.

Cómo hacer una buena limpieza facial

La limpieza del rostro debes realizarla dos veces al día.

Por la mañana, antes de comenzar el día, para preparar la piel, y eliminar la suciedad que se haya podido depositar en el rostro mientras dormías. Por la noche, antes de dormir, para eliminar el maquillaje y la partículas que se han podido acumular a lo largo del día. Así, tu piel estará lista para regenerarse mientras descansas.

Siempre tienes que hacerlo con suavidad, sin frotar ni restregar, y utilizando productos adecuados. Cada piel necesita un cuidado de limpieza específico, que respete su equilibrio según su tipo y edad.

linea-limpieza-Weleda

Paso 1: Limpiar

Antes de aplicar cualquier crema limpiadora, empieza lavándote la cara con agua.

Luego aplicas con la yema de los dedos un producto oleoso como la Leche Limpiadora Suave Weleda para pieles normales y secas, una emulsión suave que limpia profundamente a la vez que la cuida del desecamiento gracias a los aceites de Sésamo y de Jojoba.

Paso 2: Tonificar

La Loción Tónica Vivificante Weleda completa la limpieza, tonificando y vivificando tu piel sin resecarla, además de afinar los poros gracias a su ligero efecto astringente.

Si lo prefieres, hay un producto que te facilita los dos pasos en uno: la Loción Limpiadora 2 en 1, ideal para pieles normales, mixtas y de tendencia grasa, que limpia y tonifica en un solo paso.

Entre sus ingredientes encontramos aceites esenciales naturales, jabón de aceite de oliva y extracto de raíz de Iris, que ayuda a proteger la piel del resecamiento.

Como ves, la limpieza de tu rostro también puede ser natural y de lo más eficaz para lucir una piel fresca y sana.

La constancia es fundamental, así que tómatelo como una rutina diaria a seguir. Aunque estés muy cansada, plantéatelo como un mimo relajante. Tu piel te lo agradecerá.

Más información | Weleda

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos