Compartir
Publicidad
Publicidad

Sigue poniéndote en forma en vacaciones

Sigue poniéndote en forma en vacaciones
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuestro especial operación bikini llega a su fin, pero no podíamos terminar sin dar algunos consejos para seguir poniéndonos en forma en vacaciones.

Cuando empiezan todas lo tenemos claro ¡Necesitamos un descanso! pero no tiene porqué estar reñido con aprovechar el tiempo libre para movernos, llenarnos de energía y seguir cuidándonos.

¿Preparadas para un verano diferente? Vamos allá...

La playa, el gimnasio más divertido

El chiringuito es ideal, la hamaca con visera más todavía, pero todo tiene su momento y además de estar tumbadas o sentadas hay otras formas de disfrutar de la playa que nos ayudarán a mantener la línea.

Jugar no sólo es cosa de niños (aunque si los tienes se lo pasarán bomba contigo), sobre la arena o en la orilla puedes divertirte con las palas, practicando voleibol, improvisando un partido de fútbol o intentando pillar a los demás corriendo dentro del agua, este último ejercicio si se hace a poca profundidad trabaja mucho las piernas y con el agua por la cintura hará que además fortalezcas abdominales, oblicuos y dorsales.

Dedica un tiempo también a nadar de forma relajada o a caminar descalza por la orilla. Un buen paseo al atardecer es un regalo para los sentidos, aunque a mí lo que realmente me encanta es aprovechar que me he despertado muy temprano (no lo puedo evitar, esto de tener todo un día para mí por delante me levanta de la cama como si tuviera un muelle en la espalda) para recorrer la playa vacía al amanecer, disfrutando de la primera luz de la mañana.

Si te has acostumbrado a salir a correr y te gusta ¿Por qué no continuar haciéndolo? será suficiente con que le dediques unos 20 minutos a trotar a buen ritmo ya que la inestabilidad del terreno y el agua de la orilla se encargarán de que hagas un esfuerzo mayor del habitual y quemes más calorías.

La montaña, un paraje ideal para movernos

Lo mismo pasa en la montaña, que nos encandila con su paisaje pero también hace que nos ejercitemos al máximo al correr con sus subidas, bajadas y desniveles. En ambos casos es recomendable dar zancadas más cortas y en la montaña especialmente utilizar un calzado adecuado que nos sujete bien la zona del tobillo y tenga una suela que se adhiera bien al terreno.

Pasear por el monte es también un ejercicio muy completo y agradable que nos permitirá estar en contacto con la naturaleza mientras despejamos la mente y tonificamos las piernas.

Si te gusta el yoga estar al aire libre, rodeada de árboles y respirando aire puro es un entorno perfecto para practicar pequeñas sesiones de vez en cuando con las que relajarte (todavía más) y estirar bien el cuerpo.

Por otro lado, para las más inquietas y atrevidas, la montaña permite practicar deportes como trekking, rafting, puenting, escalada etc. Aunque hay que tener en cuenta que en general requieren la supervisión de un experto y muy buena condición física.

Vacaciones ciudad

Cómete la ciudad ¡Con los pies!

Soy bastante urbanita así que aunque también me lo paso genial en la playa, mis destinos favoritos de vacaciones suelen ser las grandes ciudades. Es curioso porque practico deporte de forma regular pero puedo asegurar que casi siempre regreso de ellas con agujetas.

Mantenerse en forma en una ciudad es fácil. Tienes varios días con mucho por descubrir, museos, avenidas, plazas, rincones, mercadillos... así que busca un calzado cómodo, camina a paso ligero (sin exagerar) y llegarás a verlo todo mientras practicas un ejercicio saludable.

Olvida el transporte público, excepto cuando sea imprescindible y no hagas caso de la ostentosa publicidad del bus turístico, es mucho más divertido y auténtico recorrer la ciudad a pie.

¿Ascensores? ¡Olvídalos! Aprovecha los monumentos de altura para ejercitar las piernas subiendo escaleras, seguro que al llegar arriba la vista te compensa y te da energía extra para disfrutar del descenso. Sube y baja escalones también en el lugar donde te alojes, incluso si estás en un piso bajo puedes hacerlo varias veces, verás que bien te sabe el descanso cuando llegues a la cama.

Aprovecha la piscina del hotel

Estés donde estés si hay una piscina en tu hotel tienes la oportunidad de hacer unos largos al empezar o terminar el día que te garantizarán un mínimo de ejercicio aeróbico y tonificación.

Algunos complejos hoteleros programan actividades e incluso clases de aquagym con las que pasar un rato de entreno divertido, pero también podemos buscar nuestros propios juegos o aprovechar lo fresquita que está el agua para apoyar los codos en el borde de la piscina y realizar algunas abdominales, tal como nos explican nuestros compañeros de Vitónica.

Al final de lo que se trata es de compaginar el descanso con acciones que nos gusten y con las que podamos ejercitarnos mientras lo pasamos bien para no caer en un sedentarismo total, que repercuta negativamente en los esfuerzos hechos antes de las vacaciones.

Por supuesto esto también dependerá de lo largas que sean, no es lo mismo pasar cuatro días sin moverse que un mes, aunque en cualquier caso mantenernos activas puede darnos también muchas satisfacciones y hacer que regresemos con un ánimo diferente en lugar de la típica sensación de que hemos dejado escapar el tiempo.

Eso sí, hay que tener en cuenta siempre la importancia de hidratarnos bien bebiendo suficiente agua y evitar las horas de más calor cuando nos ejercitemos al aire libre.

Por último no está de más recordar que ya que en vacaciones es normal darse algún que otro capricho con la comida movernos nos permitirá disfrutarlo sin acumular kilos de más. Pasar horas sin hacer nada es uno de los motivos principales para picotear en exceso y al fin y al cabo suena un poco aburrido ¿no?

Este verano ¿Cuál es tu plan?

Fotos | The road is home En Vitónica | Sin tiempo para entrenar en vacaciones. Solución: CrossFit En Trendencias Belleza | La playa, el mejor sitio para acabar con la celulitis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos