Compartir
Publicidad

Body Balance: combina Yoga, Tai-Chi y Pilates

Body Balance: combina Yoga, Tai-Chi y Pilates
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces llegamos al gimnasio y no sabemos por qué actividad decantarnos, ¡hay tantas! Combat, spinning, Yoga, Pilates, GAP, aerobic, step... Nos dan ganas de probarlas todas y no tenemos tiempo material para hacerlo. Para las enamoradas de las actividades cuerpo-mente, o si simplemente os estáis iniciando en su práctica, seguro que os interesa el Body Balance: una combinación de lo mejor del Yoga, el Tai-Chi y el Pilates.

Las actividades cuerpo-mente están de moda y nos ofrecen multitud de beneficios: conocimiento de nuestro propio cuerpo, trabajo del abdomen, del equilibrio, favorecen la concentración y trabajan la fuerza muscular. Cada actividad lo hace de una manera distinta, pero si quieres todos sus beneficios en una sola clase, te recomendamos que pruebes el Body Balance: un tres en uno muy interesante.

Las clases de Body Balance son sesiones de una hora de duración en las que se van combinando entrenamientos de Yoga, Tai-Chi y Pilates. A lo largo de 10 tracks musicales se van trabajando diferentes capacidades físicas, siempre de forma dirigida por un instructor. Cada track está destinado al trabajo específico de una zona de nuestro cuerpo (espalda, abdomen) y al final siempre se realiza un trabajo de meditación.

Pilates: abdomen de acero

Pilates

El trabajo de la zona media de nuestro cuerpo en las clases de Body Balance se realiza a través del método Pilates. En los tracks dedicados a este tipo de entrenamiento no nos limitamos a ejercitar la zona más superficial del abdomen (el famoso six pack o tableta de chocolate) sino que trabajamos de una forma específica toda la musculatura profunda de la zona abdominal, lo que se conoce como core, centro o, en el caso del Pilates, Powerhouse.

Un trabajo específico de la musculatura profunda abdominal nos beneficiará en muchos aspectos de nuestra vida diaria, como en una mejor postura corporal y un mejor control de los movimientos, y también nos otorgará otros beneficios relacionados con otros deportes, al mejorar nuestro equilibrio y nuestra estabilidad.

Una zona central fuerte, con abdominales, lumbares y glúteos eficientes, es uno de los muchos beneficios que el Pilates otorga a las clases de Body Balance.

Yoga: espalda y caderas a punto

Yoga

Muchas veces hemos hablado ya del Yoga y de sus beneficios, entre ellos la mejora de la flexibilidad y de la movilidad y estabilidad de nuestra columna. En las clases de Body Balance se incluye un track específico de saludos al sol (el segundo track en las clases), quizás la secuencia de movimientos más característica de esta disciplina. Con ellos, además de trabajar la flexibilidad de toda nuestra cadena posterior (zona de atrás de las piernas, columna vertebral, zona lumbar) también ganaremos fuerza muscular.

Otro de los tracks más interesantes de la clase y en el que se trabaja específicamente a través del yoga es el dedicado a la apertura de caderas. Tener una buena flexibilidad y amplitud de movimientos en las articulaciones de la cadera favorecerá una buena alineación corporal y es perfecta como prevención de futuros dolores y lesiones en la zona. A través de distintos estiramientos y posturas de Yoga conseguiremos ganar amplitud en esta zona.

El último track de la clase se dedica a la meditación basada en el Yoga: el control de nuestra respiración, la consciencia corporal se ven beneficiadas por la unión cuerpo-mente y la concentración más allá de lo físico.

Tai-Chi: equilibrio en movimiento

Taichi

El Tai-Chi es un arte marcial chino milenario basado en la meditación en movimiento. Uno de los tracks más importantes (y para mí más duros) en la clase de Body Balance es el dedicado al equilibrio, que se ejercita a través de la práctica combinada del Tai-Chi y el Yoga. Mantener una postura determinada eliminando apoyos (sólo con un pie sobre el suelo, por ejemplo) exige un buen trabajo de alineación corporal y de nuestro abdomen, que actúa como estabilizador.

Las sucesiones de posturas dinámicas para crear una secuencia fluida y muy estética son la base del Tai-Chi. Los movimientos, a través de los cuales se recrea una lucha con un adversario imaginario, son lentos y muy controlados, demandando una gran fuerza muscular y control motor. Los estiramientos de la zona posterior de las piernas, que se ven acortadas debido a nuestra actividad diaria, son otro de los puntos fuertes del Tai-Chi en las clases de Body Balance.

Otra parte muy interesante de la clase que combina el Yoga y el Tai-Chi es la dedicada a las torsiones de espalda: una columna vertebral flexible, móvil pero a la vez estable, es básica como parte de una buena salud en general.

Mi experiencia en las clases de Body Balance

La verdad es que al principio era muy escéptica con estas clases: yo soy instructora de Pilates y no me fiaba mucho de la cominación de las tres disciplinas. Sin embargo, la primera vez que probé una sesión de Body Balance salí gratamente sorprendida por el trabajo global realizado.

No es una clase exclusivamente de relajación ni de estiramientos: la carga de trabajo de fuerza muscular es bastante intensa, sobre todo en la zona media de nuestro cuerpo. Igual que me pasa con el Yoga, personalmente me sobra el track de relajación (además, las clases son a la hora de la siesta y corro grave peligro de echar una cabezadita), pero la combinación de trabajo de las tres disciplinas hace que el Body Balance sea un entrenamiento completo y apto para todos los públicos.

Y vosotras, ¿lo habéis practicado alguna vez? ¿Qué tal la experiencia?

Imágenes | Thinsktock 1, 2, 3 y 4 En Trendencias Belleza | Strala Yoga con Tara Stiles: más yoga, menos espiritual

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio