Compartir
Publicidad
Publicidad

¡A Pamplona hemos de ir!

¡A Pamplona hemos de ir!
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿No? ¿Tú tampoco estás en los San Fermines? Pues mira, a esta primera copa.. ¡invito yo! Porque el vino,a parte de ser una de nuestras enseñas internacionales, es una de esas bebidas de las que sólo se puede hablar bien. Así que, que mejor que empezar hoy, lunes, 7 de julio, ¡¡¡Viva San Fermín!!, mostrando sus alabanzas y sus beneficios para nuestra salud.

Un par de copas al día, o en la comida, son perfectas para equilibrar nuestro corazón, nuestro riego sanguíneo, (todo con moderación, por supuesto). Además previene el envejecimiento celular, da humedad a la piel y tonifica los músculos.

El vino es una seña de identidad española y su procedencia natural, la uva en todas sus vertientes, le confiere un aire de bebida perfecta cuando se trata de cuidarnos. Blanco, tinto, rosado... pero.. ¿no habéis oído hablar de la vinoterapia?

Sí, lo sé... a mí también me da un dolor enorme ver llenar esas bañeras de vino, y más vino... Los inventores de la vinoterapia fueron los franceses Matilde Cathiard y Bertrand Thomas. Burdeos fue la ciudad donde inauguraron el primer centro dedicado a esta técnica beneficiosa para nuestra piel. En Italia, como no podía ser de otra manera, creció de forma muy acelerada.

Los beneficios del vino para estar arrebatadoras una vez más, parten de la riqueza en polifenoles, procianidoles y antocianosidos. Con grandes propiedades antioxidantes que ayudan a las células a regenerarse, desintoxicando la piel y ayudando a la circulación protegiendo el sistema circulatorio y reforzando las paredes capilares de venas y arterias, favoreciendo la microcirculación y el sistema cardiovascular.

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres que son los responsables de la oxidación de las células, previniendo el envejecimiento cutáneo (mantiene la piel joven e incluso difumina las arrugas ya existentes) y protegiendo la piel del agresiones del medio ambiente. De ahí los baños tan cálidos.

Los polifenoles previenen la rotura de las fibras de elastina y colágeno manteniendo la piel elástica y protegiéndola de los radicales libres. Tonifican músculos, senos, afirman glúteos, reducen abdomen y rejuvenecen músculos y piel. Tiene vitaminas B1, B2 que contribuyen a la nutrición de la piel y aportan elasticidad y firmeza.

Vamos, que nadie podrá deciros jamás que el vino no es útil para nuestro cuerpo. Insisto, la naturaleza es realmente sabia, y aprovecharnos de uno de sus mejores productos como es la uva, aunque sea pasada por un tratamiento, es totalmente beneficioso para nosotros.

En Arrebatadora | El alcohol engorda pero no todos igual En Diario del Viajero | San Fermín

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio