Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Tanto en la playa como en la montaña, tu piel se merece un cuidado especial

Tanto en la playa como en la montaña, tu piel se merece un cuidado especial
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Parece que, poco a poco, todos nos hemos ido concienciando de que a la hora de ir a la playa, es necesario que nos protejamos del sol adecuadamente. Lo de echarnos el protector solar un rato antes de salir cuesta un poco más, pero todavía son muchos los que cuando cambiamos playa por montaña, piensan que los cuidados pueden relajarse. ¡Nada más lejos de la realidad!

El sol, también a gran altura

A mí me gusta mucho más disfrutar de la montaña que de la playa. Pero si de algo me he dado cuenta con el paso del tiempo es de que el sol tiene la misma intensidad y provoca los mismos efectos alejados de las costas que cuando estamos a la orilla del mar. Quizá de manera más sutil, pero debemos ser cuidadosos de igual forma.

Cierto es que seguramente vayamos más tapados que en la playa, pero es fundamental que en las zonas que quedan expuestas, apliquemos el protector solar una media hora antes de salir, y renovemos cada cierto tiempo. El rostro sufre especialmente, así como los labios, así que no olvidéis utilizar una buena protección tanto para uno como para los otros.

Avène

Y si llevas maquillaje, ¡no te preocupes! Bastará con que dejes que la crema se absorba tranquilamente antes de empezar con tu rutina de belleza. También hay maquillajes e hidratantes que, con vistas al verano, llevan cierto factor de protección, pero si nosotros añadimos un poco más, creedme: nunca está de más.

Cuidamos de la piel antes... ¡y después!

En la montaña es todavía más posible que nos olvidemos del tratamiento posterior de nuestra piel. Algunas, que somos especialmente despistadas, tenemos que meternos unos cuantos consejos básicos en el coco. El primero, y fundamental, es desmaquillarnos antes de ir a la cama, y aplicarnos una buena hidratante.

Y en caso de que hayamos pasado el día al fresco, disfrutando del sol en la cara y de la brisa de la montaña, que es una delicia, es muy importante que le ofrezcamos a nuestra piel la nutrición que necesita. Un buen after-sun, ligero y calmante, será nuestro mejor aliado antes de ir a dormir.

En la playa esto cobra todavía más importancia, al ser mayor la exposición. Y en el caso de que nos estemos pelando, nada de andar escarbando en nuestra pobre piel. Hay que seguir utilizando un producto que calme nuestra piel y la hidrate para que el proceso sea lo menos traumático posible.

Sitio oficial | Avène

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos