Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Sí a la piel bronceada: pero sana, cuidada y protegida

Sí a la piel bronceada: pero sana, cuidada y protegida
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

A pesar de que el calor se ha hecho desear, parece que el sol ya está aquí para quedarse y que pronto comenzarán las noches de terraza y los días de abanico. Y por supuesto, la moda que nos ayudará a estar más frescas también nos hará lucir más piel, sobre todo piernas y brazos, que en el caso de las más afortunadas, enseguida cogerán un precioso tono dorado. Pero tanto si eres de las que se ponen modernísimas a la mínima como si tu tono natural es más blanco que la nieve, una cosa sí tenemos todas en común: piel bronceada sí, pero sana y cuidada.

Todos conocemos a alguien que haga verdaderas barbaridades a la hora de tomar el sol. Desde no usar protección hasta utilizar todo tipo de trucos con el fin de lograr un bronceado mucho más rápido e intenso... pero que no tiene nada de sano. Nuestra piel necesita que le echemos una mano ahora que el calor empieza a dejarse notar, y no sólo cuando nos tumbemos en la playa disfrutando de la brisa del mar - ¡o rezando para que corra un poco! -, sino también cuando salgamos a la calle.

Una piel cuidada es una piel protegida

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo, y nos protege de las inclemencias del exterior. Por tanto, tenemos que mimarla y tratarla con el cariño que se merece. ¡Nada de hacerle perrerías! Si queremos broncearnos para adquirir ese color que tanto nos favorece y que hace que nos veamos y nos sintamos más guapas, hay que tener en cuenta un par de consejos básicos.

El primero: ¡protección, siempre! Aunque de natural seas muy morena, o incluso nunca te hayas quemado, es fundamental que ayudes a tu piel a defenderse frente a la radiación ultravioleta en todo momento. De esta manera seguirás poniéndote morena y, a la vez, mantendrás a raya multitud de posibles problemas de piel. Avéne tiene toda una gama de productos destinados a proteger desde las pieles más sensibles y delicadas, como las de los más pequeños, hasta las que tienen más facilidad para broncearse.

Avene

También es muy importante que graduemos los tiempos de exposición. Nuestras primeras sesiones de bronceado no deben ser especialmente intensas, y podemos probar con pequeños intervalos manteniendo una atención constante a cómo responde nuestro cuerpo. Poco a poco, podemos ir incrementando el tiempo de exposición, siempre y cuando lo hagamos con consciencia y precaución.

Un bronceado sano para una piel sin arrugas

El sol es el principal causante del envejecimiento de nuestra piel. Obviamente el paso de los años va haciendo mella en todos, pero las personas que se exponen sin cuidado a los rayos del sol verán aparecer en su cutis las primeras arrugas mucho antes, y no podrán compararse a un cutis de la misma edad cuidado en condiciones.

Así que ya no sólo por estética, sino por salud, cada vez que queramos ver nuestra piel dorada, lo ideal será que la protejamos con el producto adecuado mientras tomamos el sol y con un buen tratamiento posterior cuando hayamos terminado.

Sitio oficial | Avène

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos