Compartir
Publicidad
Publicidad

Dr Feelgood, el bálsamo maravilloso de Benefit

Dr Feelgood, el bálsamo maravilloso de Benefit
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hablábamos en otro post de Benefit, y hoy os traigo mi experiencia personal con uno de sus best-sellers, el famoso bálsamo del Dr. Feelgood, una especie de descendiente de los elixires curalotodo que se vendían en la época de La Casa de La Pradera. En un principio es muy atractivo, puesto que es un bálsamo transparente que matifica las pieles grasas y absorbe el exceso de grasa que producen. Se aplica, según las instrucciones, sobre el maquillaje.

Para empezar el envase es minúsculo, algo que suele repetirse en esta marca, que no es nada barata (debido a ser una marca de culto y venderse en pocos sitios). A pesar de ello sí es cierto que con poco producto se puede aplicar en toda la cara, por lo que la relación calidad-precio es buena.

Si lo aplicáis sobre el maquillaje tendréis problemas: a veces la esponjita se llevará parte de la base de maquillaje y el efecto total no será tan bueno como aplicándolo debajo. Es mejor hidratar, dejar que la hidratante penetre y después aplicar Dr. Feelgood en las zonas más grasa (normalmente la zona T).

Otro efecto del bálsamo es hacer menos visibles los poros y las líneas de expresión, además de cuidar la piel gracias a las vitaminas A, C y E que contiene. Al ser un tarrito muy pequeño (se asemeja a los bálsamos labiales de Agatha), lo podéis llevar en el bolso, y además huele muy bien.

¿Lo malo? El precio, y los competidores, en mi opinión mucho mejores, que hay en el mercado (como por ejemplo el T-Controle de Lancome, del que hablaré otro día).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio