Compartir
Publicidad
Publicidad

Un tiempo en el que el objetivo era NO estar delgada

Un tiempo en el que el objetivo era NO estar delgada
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Buenas noticias para miles de chicas que no tienen sex appeal.

El mundo de la moda, el cine y la publicidad nos muestra por lo general mujeres delgadas o a veces incluso (con sus reclamaciones posteriores pertinentes) extremadamente delgadas.

Dietas milagro, fajas, reductores, quema grasas y píldoras adelgazantes están a la orden del día, por eso con este panorama encontrar unos reclamos publicitarios en los que se anima a las chicas a engordar me ha dejado los ojos tan abiertos que casi se me caen las lentillas.

Me he quedado solo con dos ejemplos, pero hay muchos más, y es que al parecer entre los años 40 y finales de los 50 usar la talla 36 no se consideraba un logro si no más bien un defecto que cómo no (en eso las cosas no han cambiado) había que remediar.

Cuando me contaron que la aparición de la modelo Twiggy en los sesenta fue una revolución, tengo que reconocer que me costaba creerlo ya que me resulta muy similar a muchas de las modelos actuales, pero viendo como estaban las cosas sí que puedo entender que el triunfo de una mujer pequeñita, elegante y muy delgada supuso una ruptura con las exigencias curvilíneas del momento.

El problema está en que en lugar de servir para abrir un abanico de posibilidades lo hizo para cambiar el rumbo justo en la dirección contraria, con lo que volvemos a vivir la misma situación pero exactamente al revés, sintiendo igualmente (no sé a vosotras pero a mí alguna vez me pasa) que para que nuestro cuerpo esté bien tiene que corresponderse con las imágenes e ideales con los que nos bombardean a diario.

Anuncio para engordar
No dejes que te llamen flaca

Estar a gusto en nuestra piel

Tanto el sobrepeso como la extrema delgadez conllevan problemas de salud, en algunos casos realmente graves, por eso es lógico cuando hay una necesidad real querer adelgazar o engordar de forma equilibrada para sentirnos mejor.

También hay motivos estéticos personales, claro que sí, yo me gusto más ahora que hace cuatro años cuando pesaba 15 kilos más, aunque hay algún amigo convencido de que estaba mucho mejor antes, pero ¿Qué pasa cuando incluso aun estando dentro de un IMC (Índice de masa corporal) correcto nos seguimos viendo mal? ¿Es una percepción personal o el fruto de lo que nos rodea?

Anuncios como estos no hacen más que demostrar que los gustos generales son fácilmente manipulables y lo que está de moda suele responder más a intereses comerciales que a cánones de belleza.

Es algo que deberíamos tener en cuenta esos días en los que nos miramos al espejo y la imagen que nos devuelve no es la que deseamos. ¿Realmente necesito cambiar? ¿Si mañana volviera una moda como esta y se tratara a las flacas despectivamente y todas las puertas se abrieran para las rellenitas seguiría intentando adelgazar?

Ya sé que son unas preguntas muy absurdas, pero ¿Acaso no lo es toda esta situación? No sirve de nada cambiar una tiranía por otra, pasando de elogiar un tipo de físico a otro contrario. Siempre habrá un gran número de mujeres que se quedarán fuera, que se sentirán mal sin motivo, y que seguramente si no se compararan con otras podrían darse cuenta de lo hermosas que son y disfrutar mucho más de su cuerpo y en general de la vida.

No sé como será la próxima revolución en cuanto a tallas, pero para que realmente pueda llamarse así tiene que ser diferente y en ella tiene que haber sitio para todas. Tampoco podemos esperar como siempre a que nos llegue de la mano de fotógrafos, diseñadores o modelos… esta vez, si queremos que salga bien, nos va a tocar empezarla nosotras. ¿Estamos preparadas?

Fotos | Lo que dice la ciencia para adelgazar
En Vitónica | ¿Está de moda hacer dieta?
En Trendencias Belleza | Una modelo de tallas grandes, portada del Elle francés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos