Compartir
Publicidad

Tengo manchas en el rostro, ¿cómo tomo el sol este verano?

Tengo manchas en el rostro, ¿cómo tomo el sol este verano?
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya estamos en pleno verano. Algunas de vosotras disfrutáis de las vacaciones, otras tenéis que esperar el mes de agosto. Pero todas salimos a la calle, todas recibimos los rayos del sol. Afortunadamente, por supuesto, es una fuenta de salud. Aunque a las pieles con manchas oscuras no les conviene. El dilema está servido: quiero estar morena pero me salen manchas. ¿Cómo tomo el sol este verano?

En cuanto estamos de vacaciones o pasamos el fin de semana en la playa o la montaña, puede bajar nuestra motivación. Es el peor momento para hacer un paréntesis, la intensidad de las manchas puede aumentar considerablemente. Hemos compartido con vosotras varios consejos prácticos para minimizar el alboroto de melanina. Pero la pregunta clave es: ¿qué estáis dispuestas a hacer para evitar las manchas solares?

El rostro con manchas pigmentarias no puede tomar el sol. Si no estáis dispuestas a evitar la exposición directa, debéis replantearos vuestra motivación. En la calle, en la terraza del bar y especialmente en la playa o la piscina, totalmente prohibido que os de el sol directo en la piel.

la pamela en la playa

Escoged el sombrero que más os guste, gorra, visera. No es infalible pero ayuda muchísimo, especialmente si el problema está en la zona superior del rostro. Es vuestro mejor amigo este verano. Cuando estéis tumbadas al sol, lo colocáis encima del rostro, que lo tape todo. Además de minimizar muchísimo el inevitable aumento de intensidad de las manchas (es imposible pararlo), menor riesgo de insolación.

Puede que alguna lectora piense que estoy exagerando, que no hay para tanto. Quiero dejar claro que no estoy diciendo que exponer la piel en contacto directo con los rayos solares sea un peligro por el hecho de tener manchas pigmentarias. El objetivo de este post es de cuidados de belleza, consejos que ayudan a evitar más manchas y controlar la intensidad de las que ya tenemos.

¿Hay que seguir aplicando el SPF 30 o 50 si nos cubrimos con una pamela o nos mantenemos a la sombra? Por supuesto, las partículas de luz están en todas partes. De ahí que incluso las mujeres que no tienen costumbre de tomar el sol presenten manchas oscuras en la frente, en la nariz, en los pómulos o manos. Eso sí, la exposición directa tiene un resultado exponencial a la hora de oscurecer la mancha.

Para solucionar la diferencia de tono bronceado del rostro en comparación con el resto del cuerpo (suele tener un tono más claro) están los maquillajes de verano, los autobronceadores y los polvos bronceadores. Si evitas el contacto directo con el sol, en la medida de lo posible (no se trata de esquivarlo llevado al extremo, con un poco de cuidado es suficiente) además del consuelo de llegar a otoño con manchas mucho menos intensas, habremos puesto una barrera muy efectiva al fotoenvejecimiento. Vale la pena, os lo digo por propia experiencia.

Fotos | IHQ, Rei Ayanami en Tokyotres
En Trendencias Belleza | Nuestro Especial Piel en Verano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos