Compartir
Publicidad

Tengo frío...........cuidado con el aire acondicionado

Tengo frío...........cuidado con el aire acondicionado
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Pues sí, a mi me ha pasado, tener frio en pleno verano suena a bobería pero hay que reconocer que la temperatura en muchos sitios cerrados cuando en la calle hace 35º/40º, es muy inferior a lo aconsejable (24º/25º). Nuestra piel puede verse muy perjudicada por esta causa, además seremos carne de cañón para cogernos en plena ola de calor un buen resfriado.

Cuando hace mucho calor, entramos en bares, restaurantes, en el trabajo, discotecas, centros comerciales y sentimos como una bocanada de aire fresco. Esa sensación para muchas personas dura poco, al rato tiene frío, le lloran los ojos, los pies se quedan helados y estas de nuevo deseando salir a la calle.

Los cambios de temperaturas tan radicales son nefastos para nuestra piel, sobre todo en el trabajo (6/8 horas). Los poros se abren con el calor y se cierran con el ambiente frío, si a esto le añadimos que has sudado, que has estado expuesta a la polución de la calle y que estas maquillada, ¿te imaginas tu piel por dentro?.

Hay que intentar dentro de lo posible paliar los efectos en tu piel, sin que parezcas la "rara" de la oficina.

  • Aléjate del foco del frío, si tienes posibilidad de poner biombo ponle detrás de tu espalda. No te de reparo en llevar de casa una chaquetita, "andes tu caliente, riase la gente".

  • Bebe mucha agua, la piel con el aire acondicionado se deshidrata bastante. Alguna escapada al baño y darse un poco de crema hidratante te vendrá fenomenal.

  • Los labios. Debes llevar siempre el cacao encima, es preferible echarte cuantas veces sea necesario que humedecértelos con saliva, se te resecaran más.

  • Lo ojos. El ambiente fresco y poco húmedo puede hacer que te lloren o se irriten, ten a mano un colirio humectante para ellos.

  • Pies y piernas. Pues yo a veces me hubiera puesto unos buenos calcetines, pero esto en el trabajo, ni en un restaurante parece viable. Si se te quedan los tobillos y los pies helados, disimuladamente los mueves de vez en cuando, te los masajeas o cada cierto tiempo te levantas y paseas. Otra opción será usar el zapato más cerrado y renunciar a enseñar las piernas, pero para eso ya tenemos el invierno.

Si los "síntomas" persisten, hazte oír donde estés, seguro que hay más gente como tu que te apoyará.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos