Compartir
Publicidad

No hagas de las chanclas tu calzado de todos los días

No hagas de las chanclas tu calzado de todos los días
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nada hay que refleje más la idea del verano, la playa o la piscina y el calor, que unas hawaianas, chanclas, sandalias de dedo o flip-flops. Su comodidad y la facilidad de calzárselas las han instalado en nuestro armario como calzado para usar todos los días. Sin embargo, algunos kinesiólogos y podólogos están comenzando a alertarnos acerca de su uso, afirmando que no son el calzado ideal para usar a diario.

El problema de las chanclas está precisamente en la libertad que nos proporcionan: al solo estar sujetos por la tira que pasa por nuestros dedos, no proporcionan el soporte ideal para el pie. Involuntariamente curvamos los dedos, tratando de sujetarlas, y damos pasos más pequeños, haciendo un esfuerzo extra al caminar y tensando de forma continua músculos y tendones, lo que puede terminar en una lesión.

Aclaro que lo malo no es usar chancletas, sino usarlas de forma continuada, todos los días y para cualquier actividad, especialmente si no estáis acostumbradas a caminar mucho. A corto plazo, pueden causar esguinces, dolores en talones y arco, mientras que a largo plazo podrían causar fracturas por estrés e incluso juanetes.

Flip flops -  |vvaldzen|

Para escoger unas buenas chanclas, los médicos sugieren aquellas con correas anchas, incluyendo una para el talón, que alivian el esfuerzo del talón al reforzar su capacidad de absorber golpes. También es bueno que posean soporte para el arco y que sean profundas a la altura del talón de modo que el pie quede más afirmado.

De todos modos, ya sabéis que esto no es una crítica exclusiva de las chanclas, porque todos los zapatos podrían tener algún problema relacionado con su uso: los tacones desequilibran la espalda, las zapatillas pueden causar hipersudoración y hongos, los zapatos muy apretados en los dedos pueden causarnos juanetes, etc.

La mejor recomendación es usar los zapatos adecuados según la actividad que vamos a realizar, es decir, usar zapatillas para el deporte, zapatos bien afirmados en el pie para las caminatas, etc., además de alternar los zapatos, no usar uno de ellos todos los días (lo que es difícil si tenéis favoritos, como tengo yo). Así evitaréis problemas en los pies, que pueden llegar a ser muy graves y complicaros la movilidad, lo que por desgracia suele quedar en evidencia cuando ya se es muy mayor como para corregir el problema.

Imagen | Betsy, |vvaldzen|
En Arrebatadora | ¿Tienes listos tus pies?
En Vitónica | Riesgos de andar siempre con sandalias de dedo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos