Compartir
Publicidad
Publicidad

DisRas, un corrector estético para las orejas de soplillo

DisRas, un corrector estético para las orejas de soplillo
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De entrada os diré que yo confieso tener las orejas ligeramente despegadas de lo que sería su posición normal y correcta. No puedo exagerar ni decir que las tenga muy separadas pero esa ligera, (por que es muy pequeña), inclinación me torturó, y mucho, de pequeña. Pues quizás el remedio y solución sea mucho más fácil que pasar por el quirófano, una pequeña empresa extremeña ha inventado DisRas, un corrector estético para las orejas de soplillo.

Entiendo a todas aquellas personas que las tengan más o menos acentuadas, es un problema estético que suele convertirse en pesadilla para todo aquel que no pueda tapárselas con el pelo, incluso para las niñas o mujeres se acentua el problema al tener que renunciar a llevar el pelo recogido en coletas u otros peinados por no querer enseñar las orejas.

DisRas es una pequeña prótesis de silicona transparente e hipoalergénica que funciona similar a un remedio que usaban las abuelas con sus nietos para corregir las orejas, ¡con esparadrapo!, ingenioso pero muy poco efectivo. Esta pequeña prótesis es prácticamente invisible, que corrige y previene según su inventora, María Francisca Gavero, la separación excesiva de las orejas.

disras1.jpg

Según las fotos se ve realmente pequeña y discreta, va situada en la zona posterior de la oreja y se fija a la parte contigua de la cabeza con un adhesivo especial que mantiene la oreja en la posición adecuada. Sólo hay que humedecer la zona un poco para afianzar su puesta, se venden en cajas de ocho unidades (cada una de ellas dura hasta tres días) y cuesta entre 15 y 17 euros en farmacias y parafarmacias.

En cuanto tenga una caja en mi poder subiré unas fotos a nuestro grupo en Flickr y os contaré que sensación da llevarlas, si molestan y qué resultados obtengo, tengo una sobrina que me servirá de conejillo de indias, espero que esta sea la solución a sus penas ¡me recuerda tanto a mi!.

Si te sientes identificada o conoces a alguien que lo esté seguro que entenderás también este pequeño fallo de la naturaleza de nuestro cuerpo, yo desde aquí se lo agradezco a mi abuelo pero me podía haber tocado sus ojos y no ¡sus orejas!

Vía | El Periódico Extremadura
Página oficial | DisRas
En Arrebatadora | ¡Cuidado con las orejas!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos