Compartir
Publicidad

Al agua de cabeza: te damos muy buenas razones para que no lo pienses más

Al agua de cabeza: te damos muy buenas razones para que no lo pienses más
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque en este momento lo que más puede apetecer es sumergirse en el agua sin pensar, en ocasiones no resulta tan fácil como a primera vista parece. No queremos despeinarnos, pensamos en la mecha, maquillaje..., cualquier pequeño motivo puede llegar a ser "el problema" que provoca renunciar a un refrescante baño.

Sin embargo es verano y la oportunidad de de ser incorrecta, estar despeinada, con la cara lavada y pensar poco en las consecuencias pasará en apenas poco más de un mes. Si esto no supone motivación suficiente, os cuento algunas razones tan poderosas como para que lanzaros al agua helada, después de leer este post, sea lo que primero que queráis hacer.

En cuestión de belleza...

Todas sabemos que el agua fría nos hace despertar, lo que comúnmente conocemos como espabilar, y hasta cambiar la expresión de nuestro rostro por completo. Si tenéis inflamación en los ojos o bolsas, podréis observar como después de un chapuzón, se reduce notablemente e incluso desaparece.

El agua fría además de limpiar reafirma naturalmente la piel y estupenda para el rostro porque lo estimula y tonifica colaborando a mantenerlo firme.

Otra ventaja es que también tonifica y estimula la musculatura, dado que cualquier movimiento o ejercicio que hagamos sumergidas supone una gran dosis de deporte ya que el agua ofrece más resistencia que el aire, obligándonos a realizar mayor esfuerzo y mejores resultados.

Alternando el agua fría con el calor de verano se estimula y mejora a circulación, repercutiendo en un mejor flujo sanguíneo y colaborando en el proceso de oxigenación.

Aporta brillo al cabello, cierra la cutícula y tonifica los folículos del cuero cabelludo, haciéndolos más resistentes. El resultado con el tiempo es mayor flexibilidad y salud capilar.

Agua

A nivel psicológico

Cuando nos bañamos con agua fría podemos experimentar un aumento de energía, parece que la fatiga desaparece, dado que estimula el sistema nervioso. ¿No lo habéis comprobado en esos días de verano en que estás medio adormiladas? Un baño refrescante tiene la facultad de cambiar el chip porque produce una sensación de bienestar y es ideal para combatir un momento de tristeza o los días bajos. La razón de todo esto es que el agua fría genera una sensación similar a la de pequeños "electroshocks" que ayudan a la producción de noradrenalina en el cerebro, una sustancia estimulante encargada de mantener un estado de alerta y motivación.

Por otro lado, seguro que habéis tenido la experiencia de comprobar como un baño de agua fría reduce la ansiedad, relaja y procura un mejor sueño cuando toca dormir.

Otro plus es que fortalece el sistema inmunológico, dado que acostumbra nuestro cuerpo a reaccionar, estimulando su metabolismo y haciendo que con el tiempo sea más fácil combatir infecciones y virus.

Ahora ya tienes presente que bañarte con agua fría no solo reduce la temperatura corporal, también activa el sistema nervioso, la musculatura, nos hace más fuertes, mantiene la piel fresca y firme y el cabello con su brillo natural. Mi experiencia es que siempre salgo del agua con una sensación de optimismo estupenda. ¿No te apetece un baño helador ahora?

Imágenes | 1#Pixabay

En Trendencias Belleza | El calor ha llegado y necesitas un refresco urgente: te ayudamos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio