Compartir
Publicidad
Publicidad

Adiós a Liliane Bettencourt, la heredera de L'Oréal y la mujer más rica del mundo

Adiós a Liliane Bettencourt, la heredera de L'Oréal y la mujer más rica del mundo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El día de ayer el mundo de la belleza se puso de luto al conocer la muerte de Liliane Bettencourt a los 94 años, la que fuera la heredera del imperio L'Oréal, la mujer más rica del mundo, eso sí, rodeada de una gran polémica en Francia.

Y es que la vida de Liliane ha sido un compendio de luces y sombras, donde no era todo oro lo que relucía y su historia se cubrió de un cierto halo telenovelesco.

Así, Liliane Henriette Charlotte Schueller, nació en París un 21 de octubre de 1922, siendo su padre Eugène Schueller, el fundador de L'Oréal Paris, donde ella misma empezó a trabajar con solo 15 años como etiquetadora, y donde sería la principal impulsora hasta el año 2012 cuando se retiró del consejo de dirección.

Liliane conoció en 1930 en Suiza al que sería su marido, André Bettencourt, hasta que éste falleció en el año 2007. El caso es que ese mismo año comenzó una lucha en los tribunales frente a su hija, Francoise Bettencourt-Meyers, al entender ésta que su madre no estaba en plena posesión de sus facultades mentales y era explotada por miembros de su entorno.

Tal era así, que poco después se supo que Liliane había hecho regalos a François-Marie Banier, un fotógrafo del que se había hecho amigo, valorados en más de 1.000 millones de dólares, entre los cuales se incluían cuadros de Picasso y Matisse, o una isla privada en el archipiélago de las Seychelles. Ahí es nada.

Por estos hechos, la hija de la ahora fallecida se querelló frente al fotógrafo y la prensa francesa hizo su agosto con un ir y venir de acusaciones que llenaban las noticias y que terminó con una condena para el fotógrafo en 2015 de tres años de cárcel (en la apelación se le rebajó un poco), una multa de 350.000 euros, y al pago de una indemnización de 158 millones de euros a Françoise Bettencourt-Meyers.

Todo esta situación, hizo que en 2010 madre e hija se reconciliaran y Liliane se quedara bajo el cuidado de su hija al padecer demencia y alzhéimer, quedando bajo su custodia todos los bienes de su madre que, a fecha de su muerte, se le estima una fortuna de unos 40.000 millones de dólares.

Otra polémica del año 2010, la protagonizó precisamente Nicolas Sarkozy, el cual fue acusado por una una ex contable de recibir donaciones irregulares de la heredera de L'Oreal.

Como os decíamos una vida llena de luces y sombras, y un legado que perdurará durante muchas más generaciones.

Foto | Gtres

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos