Compartir
Publicidad
Publicidad

Casting Crème Gloss, un tinte sin amoniaco con brillo extra

Casting Crème Gloss, un tinte sin amoniaco con brillo extra
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Teñirme no es algo que me guste especialmente, aunque en la adolescencia probé prácticamente todos los colores hoy prefiero llevar el pelo lo más natural posible, pero no me queda más remedio que hacerlo si no quiero que se vean mis amigas las canas, que a pesar de ser pocas y cobardes, me acompañan desde hace varios años.

Visitar la peluquería me da mucha pereza, siempre sé a la hora que entro pero nunca a la que salgo (que suele ser mucho más tarde de lo esperado), así que para ahorrar horas y de paso también dinero prefiero colorear mi pelo en casa.

En busca del tono ideal he probado varias opciones pero hoy quiero hablaros de la que utilizo desde hace varios meses, Casting Crème Gloss de L’Oreal, sin amoníaco y con la promesa cumplida de proporcionar reflejos brillantes.

Teñir sin agredir (en exceso)

Desde hace tiempo elijo tintes sin amoniaco, ya que este aumenta la porosidad del cabello para poder fijar mejor el color y aunque su efecto es más intenso y duradero también vuelve el pelo más frágil y quebradizo.

Además el olor y los vapores que desprende el amoniaco me resultan agobiantes y desagradables, todo lo contrario que el aroma de este tinte que es suave, afrutado, fresco y sobre todo no delata que te acabas de teñir.

Por otro lado el riesgo de irritación en el cuero cabelludo es menor, pero debido a su contenido en diaminotoluenos no hay que descartar la posibilidad de una reacción alérgica, así que es recomendable hacerse antes la prueba y no utilizarlo en caso de tener erupciones cutáneas o heridas en la zona, evitando el contacto con los ojos etc.

Una aplicación sencilla y rápida

Hoy en día, con pequeñas diferencias, casi todos los productos de coloración en casa siguen procedimientos similares.

Casting Creme Gloss

Casting Crème Gloss incluye guantes, un tubo de crema colorante, un tubo con leche reveladora y un tapón aplicador con una lengüeta en la punta para partirla después de agitar y poder repartir el producto. Insisto, después de agitar... conozco a una que siempre se despista y la parte antes y luego tiene que taparlo con el dedo.

Su textura cremosa está hecha a prueba de torpes (como yo) ya que gotea menos y se puede extender con facilidad con las manos sin teñir también la cara, la pica del baño y parte del escote. Aun así siempre me aplico un poco de vaselina en la frente para poder retirar después fácilmente las posibles manchas.

También contiene instrucciones precisas de cómo repartir el tinte según si nuestro cabello es natural o coloreado. Lo que me resulta más curioso es que aconseja hacerlo sobre el pelo mojado, sin lavar y bien escurrido, algo que me extrañó el primer día, pero que funciona y ayuda en la aplicación.

Resultado: Un color natural y un pelo brillante

Lo que más me gusta de este tinte es que por fin he encontrado un castaño oscuro (es el tono 300) que no es ni demasiado negro, ni tiene reflejos caoba. Mi pelo es un poco más claro pero se le parece bastante, así que le da un aspecto muy natural y me evito el efecto raíz, ya que me crece muy deprisa.

Su cobertura es buena y me tapa las canas, pero a pesar de ser pocas y alternas un par de veces alguna se ha quedado más clarita que el resto del pelo, por lo que no creo que sea un tinte adecuado para melenas con muchos cabellos blancos.

La segunda cosa por la que lo prefiero es por el brillo extra que me proporciona, más incluso que el que he conseguido anteriormente con los baños de color que suelen tener mejor fama. Además incluye un frasco de 40 ml de savia nutri-brillo para el primer enjuague que después se puede utilizar como suavizante varias veces y mantiene el efecto.

La duración es de 28 lavados, algo corta para mí que me lavo el pelo prácticamente todos los días, pero me compensa lo bonito que queda y siempre acabo estirando su uso un poco sin problemas, entre seis y siete semanas.

Su precio es de 8,75 euros y aunque no es de los más baratos del supermercado, si que resulta económico entre las opciones sin amoniaco. Yo de momento lo dicho, no me cambio, al menos hasta que aparezcan por fin los esperados tintes ecológicos.

Más información y gama de colores | L'Oreal En Trendencias Belleza | Color Erbe, mi tinte de pelo sin amoníaco: color y brillo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos