Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Probamos el gel limpiador Cleanance y la loción micelar Avène: un dúo perfecto para tu rutina de limpieza

Probamos el gel limpiador Cleanance y la loción micelar Avène: un dúo perfecto para tu rutina de limpieza
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Tweets por @AveneEspana
\"image\"

Un gesto diario que no puede faltar en tu rutina de belleza es la limpieza del rostro por la mañana y por la noche. La piel necesita estar limpia para revitalizarse mientras duermes y cada día prepararse nuevamente para afrontar la jornada.

Probamos dos productos de la firma dermocosmética que se pueden utilizar en combinación para conseguir una limpieza perfecta: el gel limpiador Cleanance y la loción micelar de Avène.

Primer paso: una limpieza suave

gel-limpiador

El gel limpiador Cleanance está especialmente indicado para pieles con tendencia grasa, como la mía. En su fórmula contiene Gliceril laurato, un activo seborregulador patentado por Pierre Fabre que regula el exceso de sebo, gracias al cual la piel queda matificada y sin brillos.

Una particularidad del gel limpiador es que no contiene jabón. Es una base limpiadora suave que al aplicarla apenas hace espuma. Se aplica un poco de producto sobre el rostro húmedo y se masajea haciendo pequeños círculos. No hace falta usar demasiado y su tapón dosificador impide que se desperdicie producto.

La sensación es muy agradable, se forma una película ligera sin hacer demasiada espuma que luego necesitemos aclarar mil y una veces. Se puede ver bien la textura del gel sobre el dorso de mi mano, en la foto de arriba.

Al acabar, se aclara el producto y se seca el rostro dando pequeños toques con la toalla.

Segundo paso: purificar

loción-micelar

Después de la limpieza, el complemento para una piel purificada es la loción micelar Avène. Ayuda a eliminar cualquier resto de maquillaje o impurezas que pudiesen haber quedado en la superficie, a la vez que calma e hidrata las capas superiores de las pieles sensibles.

También puede utilizarse de forma independiente como desmaquillante, pero para una limpieza más profunda, sobre todo en el caso de pieles con tendencia grasa, lo ideal es combinarla con el gel limpiador Avène, como en este caso.

Se aplica con un algodón humedecido en la loción sobre todo el rostro. No escuece para nada y es muy suave por lo que puede aplicarse inclusive sobre ojos y labios.

No necesita aclarado pues no deja residuo, sino al contrario. Después de su aplicación, se percibe una agradable sensación de frescor y suavidad.

Para dar el toque final a tu rutina de limpieza, pulveriza una fina bruma de Agua termal de Avène con propiedades calmantes que le aportará confort a tu piel.

En Espacio Belleza Avène:

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos